miércoles, 26 de marzo de 2008

El centro para discapacitados de Villalegre abre con la mitad de sus plazas ocupadas



Dos usuarios del nuevo centro de Villalegre, en plena videoconferencia.


El solar de la vieja plaza de abastos de Villalegre -donde un edificio en ruinas deslucía el barrio- es ahora el flamante centro de apoyo a la integración (CAI) de la comarca avilesina que, si bien lleva funcionando un mes, se inauguró oficialmente ayer, con cohetes.

El presidente del Principado, Vicente Álvarez Areces, y la alcaldesa de Avilés, Pilar Varela, ambos socialistas, fueron los responsables del estreno. Con ellos estuvieron representantes de las administraciones local y regional, líderes del movimiento vecinal y responsables del Hospital San Agustín.

El centro de apoyo a la integración de Villalegre, que presta servicio a personas que se encuentran en situación de discapacidad o pasan por situaciones de enfermedad prolongada, está pensado para 80 plazas.

A día de hoy -explicó Álvarez Areces-, sólo 45 personas se benefician de esta nueva infraestructura, ya que la intención del Principado es que la entrada de usuarios sea paulatina. Pero en 2009, afirmó el Presidente, el centro funcionará a pleno rendimiento.

«Este centro comparte la filosofía de los centros públicos que impulsa el Gobierno, abiertos a la comunidad y al entorno», dijo Álvarez Areces, quien en reiteradas ocasiones hizo alusiones a la ley de Dependencia.

Al respecto, añadió: «Un trabajo no se acaba sólo con una ley sino con la aplicación de esa ley y las autonomías debemos trabajar mucho hasta 2015 para que llegue a todos».

En el área sanitaria avilesina -Avilés, Castrillón, Corvera, Illas, Gozón, Cudillero, Muros, Soto y Pravia- existen a día de hoy 2.165 solicitudes para la ley de Dependencia. De este número, según las cifras que ofreció ayer Álvarez Areces, 1.369 están en proceso de valoración y 865 resueltas. «En esta comarca ya hay un centenar de personas que están cobrando esta prestación y más de cuatrocientas están recibiendo algún tipo de ayuda», matizó el Presidente, antes de explicar las distribución del CAI.

El nuevo equipamiento, con una superficie de 1.755 metros cuadrados, supuso una inversión de 1,4 millones de euros, que financió el Gobierno regional. El objetivo del CAI es promover la integración sociolaboral, el desarrollo de la autonomía personal y el incremento de la calidad de vida entre las personas que precisan programas personalizados de formación prelaboral o necesitan atención diurna permanentemente dirigida.

Para prestar estos servicios, de los que se beneficiarán tanto los avilesinos como los discapacitados de la comarca (principalmente, los anteriores usuarios del centro de Adesca de Corvera), las instalaciones cuentan con una sala de psicomotricidad y musicoterapia, una sala de psicoestimulación, un aula de informática, un comedor, una sala de lectura y ocio, un taller, despachos, vestuarios, una zona de aseo con baños adaptados, una sala de juntas y aulas polivalentes.

Según Areces, el CAI avilesino, con sus 80 plazas, completará el servicio que ya se presta en la comarca con el centro La Unión de Salinas (76 plazas), Ascivitas en Pravia (30) y Rey Pelayo en Avilés (52).

La alcaldesa de Avilés, por su parte, destacó durante la inauguración del CAI el trabajo «con fervor» de la edil de Servicios Sociales, Purificación Rodríguez Villadonga, para sacar adelante el proyecto. «En Avilés tenemos el empeño de crear empleo respetando el medio ambiente y de crear cohesión social», dijo Varela. Luego, los asistentes celebraron la apertura del CAI con un aperitivo. Una mujer aprovechó entonces para exigirle a Areces que cumpla sus proyectos. Él respondió: «Nosotros siempre cumplimos».

El centro de apoyo a la integración quedó así oficialmente inaugurado.

No hay comentarios:

Popular Posts