domingo, 23 de marzo de 2008

LOS EFECTOS DE LA LLEGADA DE ADOLESCENTES EXTRANJEROS



El Principado registra un aumento de los casos de menores abandonados
Bienestar Social tramitó 655 expedientes por desprotección infantil en el 2007.

Asturias registró durante el último año un aumento del número de menores en situación de abandono. El dato figura en la memoria del Instituto de Infancia de 2007 todavía por publicar. La Consejería de Bienestar Social indicó ayer que durante el último año se abrieron hasta 655 expedientes por desprotección infantil en Asturias. La cifra es casi un calco de la del ejercicio anterior. Entonces, el número de tramitaciones ascendió a las 653.


El amplísimo número de expedientes abiertos en el Principado obedece a dos razones. Primera, la capacidad de detección de Asturias, una de las comunidades con más equipos de protección de la infancia. Y segundo y novedad durante los últimos años, el aumento en la llegada de menores extranjeros no acompañados, la mayoría de ellos adolescentes procedentes de Marruecos. Sólo así cabe entender que durante 2007 se registraran hasta 141 actuaciones del Instituto de Infancia de menores en situación de abandono frente a las 127 de 2006. De hecho, la Consejería de Bienestar Social se plantea ya la opción de abrir un nuevo centro para la acogida de estos adolescentes que, de salir adelante, se sumará a las dos unidades existentes. Actualmente, los menores extranjeros no acompañados se alojan en el Centro Materno Infantil y en la Fundación Orfanato Minero.
´NIÑOS TIRANO´ Los 655 casos recogidos en la memoria de Infancia bajo la denominación de desprotección de menores revelan otros cambios de interés que, obviamente, deberían permanecer en el tiempo para poder confirmar nuevas tendencias. Los aspectos más destacados comparando 2006-2007 apuntan también hacia un aumento de los llamados niños tirano . La consejería prefiere encabezar este perfil con la denominación, mucha más técnica, de dificultad de control de la conducta . La comparativa de los dos ejercicios destaca un aumento de los 35 casos de 2006 a los 48 de 2007. El caso extremo de la niña rebelde de Gijón puso de relieve una realidad creciente. Otro aspecto igualmente destacado es el incremento de los expedientes abiertos por situaciones de necesidad familiar. Dificultades económicas de los padres o enfermedades prolongadas en el tiempo obligan en ocasiones a intervenir a los servicios de protección. El número de casos pasó de los 131 en 2006 a los 155 en 2007. En el extremo opuesto, quizá, la nota más relevante es la caída en los expedientes abiertos por negligencias de los progenitores en el cuidado de sus hijos. La reducción es aquí muy considerable al pasar de 239 a 112 entre los años 2006 y 2007.


El Instituto de Infancia dio a conocer también las diferencias por áreas sanitarias. La comparativa no ofrece demasiadas sorpresas. Lógicamente, las zonas más pobladas son las que acumulan mayor número de expedientes. Oviedo registró más de un 32% de los casos frente a Cangas del Narcea que apenas contabilizó el 0,35%. Quizá el único aspecto digno de mención es que Avilés --un área no demasiado poblada-- sumó igual porcentaje --un 24%-- que Gijón, una zona con mayor densidad demográfica. También resulta curioso que Arriondas se llevara más del 11% de los casos de desprotección cuando Mieres y Langreo no superan ninguno de ellos un 4%.

No hay comentarios:

Popular Posts