miércoles, 5 de marzo de 2008

PRENSA


El Ayuntamiento retoma las obras para convertir las antiguas escuelas de Priorio en un albergue

El proyecto se recupera tras seis años en suspenso, con el propósito de abrir en julio

El Ayuntamiento ha retomado, tras seis años en suspenso, el proyecto de rehabilitación de las antiguas escuelas de San Juan de Priorio, muy próximas a Las Caldas, con el propósito de convertirlas en un albergue vinculado al Camino de Santiago. Las obras, adjudicadas a la empresa Construcciones Jaime Fernández, comenzaron la semana pasada y, con un plazo de ejecución de cuatro meses, deberían estar terminadas en julio, haciendo posible que los primeros grupos de peregrinos se alojen en él ya durante este verano.La concejalía de Patrimonio, con Paloma Gázquez al frente, es la que supervisa las obras, con un presupuesto de licitación de 258.393 euros. El albergue, al que Gázquez pretende dar un uso versátil, como sede de actividades de carácter sociocultural o para alojar a grupos de estudiantes, según explicó la edil, dispondrá de 24 camas en el bajo cubierta distribuidas en seis habitaciones, dos de ellas reservadas a los monitores o responsables de los grupos, y otras 14 plazas en la planta baja, en este caso repartidas entre dos dependencias; en total, 38 plazas. En el bajo se habilitarán los comedores que servirán también como salas polivalentes, explicó el autor del proyecto, el arquitecto Álvaro Menéndez. La recepción, la cocina y la lavandería también se situarán en el bajo. Añadiendo los aseos y otras zonas comunes, el edificio dispondrá de una superficie construida de 674 metros cuadrados. En el año 2002 sesenta alumnos de una escuela taller dependiente de la concejalía de Empleo, bajo la supervisión de un aparejador, emprendieron las obras de rehabilitación del edificio, que perdió su uso como escuela a mediados del siglo pasado. Las obras estaban pendientes desde hacía varios años. Así se renovó todo el exterior y se adecuó buena parte del bajo cubierta, que aún mantiene el alicatado de los aseos y el pavimento y la madera de los techos, incluso la instalación eléctrica y los radiadores. Al tiempo que trabajaban en las abandonadas escuelas, los alumnos recibían formación teórica y práctica en albañilería, pintura, carpintería, fontanería y electricidad. Gestión por decidir Parte de lo que se hizo entonces deberá ser deshecho ahora. El encargado de la obra, Fernando García de Vega, indica que ni la instalación eléctrica ni la calefacción pueden aprovecharse porque no cumplen los requisitos actuales de seguridad. La gestión del albergue aún está por decidir, según Paloma Gázquez. No servirá sólo de alojamiento para peregrinos, como el que está a cargo de la Asociación Asturleonesa de Amigos del Camino de Santiago desde hace años en Oviedo; por eso, Gázquez deberá valorar la conveniencia de delegar la gestión en esta asociación.

No hay comentarios:

Popular Posts