domingo, 23 de marzo de 2008

SALARIO SOCIAL BÁSICO



Asturias
Cerca de dos mil madres de 25 a 34 años subsisten en Asturias gracias al salario social
Bienestar Social detecta «un pico» en la demanda de la renta mínima en mujeres jóvenes, sin apoyos y con hijos

La consejería ultima la apertura de una experiencia piloto con Femetal y Fucomi para formar y dar empleo al colectivo
CHELO TUYA ctuya@elcomerciodigital.com

Cerca de 2.000 asturianas de edades comprendidas entre los 25 y los 34 años, con uno o dos hijos a su cargo, son perceptoras del salario social.

Es decir, la renta mínima, en unas cuantías que oscilan entre los 529,47 y 598,91 euros (si tienen uno o dos hijos, respectivamente), se ha convertido no sólo en su único ingreso, sino en su medio de subsistencia.


Por ese motivo, la Consejería de Bienestar Social ultima un acuerdo pionero con Femetal (Federación de Empresarios del Metal y Afines del Principado) y con Fucomi (Fundación Comarcas Mineras) que tiene como objetivo formar y dar trabajo a este colectivo de mujeres.

La idea es que comience a aplicarse en abril.


Así lo adelantó a EL COMERCIO el director general de Prestaciones y Servicios de Proximidad, Paulo González, quien señaló que, desde el año pasado, el departamento ha observado «un pico en la demanda de salario social entre las mujeres jóvenes, de entre 25 y 34 años, normalmente con cargas familiares, que es especialmente acusado, ya que supera la media general.


El 63,37% de los perceptores de salario social son mujeres. En el caso del tramo de jóvenes, ese porcentaje sube». Referido al mes de febrero, el último con las cifras cerradas, significa que de las 5.327 nóminas de renta básica tramitadas, 3.375 lo fueron para mujeres. En cuanto a los tramos de edad, las estadísticas indican que el 39,4% tiene entre 25 y 44 años, lo que supone un total de 2.098 personas, la mayoría de ellas, explicó González, «son mujeres, porque en ese tramo la prevalencia de la mujer es mucho mayor».


Sin ayuda familiar

González explicó que su departamento ha comprobado cómo, la mayoría de ellas, tienen «uno o dos hijos a su cargo», sin más apoyos. «Ni familiares ni de sus parejas o ex parejas», ya que las familias monoparentales «tienen, casi siempre, como titular a una mujer»


Así ocurre en el 76% de los casos en los que el salario social beneficia a una familia de dos o de tres miembros. «Siempre nos encontramos con una mujer que tiene que criar sola a sus hijos o que es la cuidadora de su madre o su padre», apuntó.


Por ese motivo, Bienestar Social está cerrando «un acuerdo pionero con Femetal y Fucomi» para dar empleo a este colectivo, ya que se trata de mujeres jóvenes, en plena edad laboral, que no sufren ninguna situación de dependencia.


Paulo González anunció que «como experiencia piloto», se pondrá en marcha «en abril, si todo va bien», en «la comarca de Avilés, con Femetal, y en las del Caudal y Nalón, con Fucomi».


El motivo de escoger estas zonas es que, de acuerdo con las estadísticas de la Dirección General de Prestaciones y Servicios de Proximidad «son las que registran mayor número de expedientes». Eso sucede, especialmente, en el caso de Avilés, que supera, con mucho, la media asturiana. Como argumenta González, «si en Asturias estamos gestionando una media de 6,7 expedientes de salario social por cada mil habitantes, en la comarca de Avilés subimos a 8,8 expedientes por cada mil, y en la del Nalón a 7,7».


Fucomi también dará formación a las perceptoras del salario social residentes en la comarca del Caudal, aunque ésta se encuentra entre las zonas de Asturias, como Gijón, Oviedo y Occidente, por debajo de la media regional, con 5,4 beneficiarios de salario social por cada mil habitantes.

En cuanto a lo que supondrá el acuerdo con las citadas fundaciones, según el director general de Prestaciones y Servicios de Proximidad «será, en principio, formación de acuerdo con las necesidades que haya en el mercado, para concluir con una oferta de trabajo».


5.000 empleos


González indica que «Femetal necesita cubrir unos 5.000 puestos de trabajo», aunque, aclaró, «no todos podrán ser cubiertos con las personas que ahora cobran el salario social, puesto que muchos son puestos que requieren alta formación o elevada especialización».

Sin embargo, sí cree posible que «muchas de las actuales perceptoras de la renta básica logren un trabajo», sin que tener hijos a su cargo «sea un problema».Y es que, de acuerdo con las conversaciones mantenidas, hasta el momento, entre Paulo González y los responsables de Femetal, Bienestar Social cree que «muchas empresas están poniendo en práctica medidas para conciliar la vida familiar y la laboral, porque beneficia a todos, a los empresarios y a los trabajadores».

Además, el perfil de mujer está en alza en el sector metalúrgico, «ya que, después de evaluado el funcionamiento de las primeras contrataciones, ya son muchos los empresarios que destacan la especial habilidad de las soldadoras, por lo que se ha convertido en un puesto de trabajo muy demandado».


También mayores

Pero las jóvenes perceptoras del salario social no van a ser las únicas objeto de una atención especial, sino que, también, para las mujeres mayores de 64 años (el 25% del total) la Consejería de Bienestar Social prepara una experiencia piloto.

Mientras que para las madres jóvenes el Programa Personal de Incorporación Social (PEPI) que cada usuario de la renta mínima debe realizar el peso estará en la búsqueda de empleo, para las mayores estará «en la faceta social», señaló González.

Las estadísticas demuestran que las nóminas para mayores de 64 años se dirigen a mujeres, como complementos a su pensión no contributiva (PNC), «de las que no sabemos si salen o no de casa, por lo que queremos ofrecerles ayuda a domicilio, centros de día y, sobre todo, centros sociales. Que salgan y se relacionen».

No hay comentarios:

Popular Posts