miércoles, 12 de marzo de 2008

VINJOY NO CONTRATARÁ EDUCADORES SOCIALES PARA SU NUEVO PROYECTO


Lena afloja los barrotes
El concejo albergará un centro de reinserción para presas con trastornos
La Fundación Vinjoy está ultimando un proyecto para crear en Lena un centro de reinserción social de mujeres presas por haber cometido algún delito contra su propia voluntad a causa de un trastorno psicológico. Esta unidad terapéutica, atendida por psicólogos y pedagogos, se instalará en la casona de San Feliz.
Pola de Lena,José A. ORDÓÑEZ La casona de San Feliz de Pola de Lena albergará una iniciativa pionera en España, cuyo objetivo primordial es la reinserción social de mujeres que estén cumpliendo penas de cárcel por haber cometido delitos contra su propia voluntad. El proyecto, impulsado por la Fundación Vinjoy, con el respaldo de la Delegación del Gobierno en Asturias, está destinado a reclusas que sufran algún tipo de trastorno volitivo y se desarrollará a través de una unidad terapéutica que estará atendida por psicólogos, mediadores y pedagogos. No se trata simplemente de una alternativa a la prisión convencional, sino que lo que realmente persigue este proyecto, dejando a un lado la condena, es la recuperación psicológica y social de las internas, así como su inserción laboral una vez que concluyan su estancia en la casa. Los responsables de la Fundación Vinjoy hacen hincapié en el carácter pionero y experimental de la iniciativa prevista para Pola de Lena, así como en la necesidad de que el número de internas en la casona de San Feliz no exceda de quince, con el objeto de poder hacer un seguimiento particular de cada caso y no poner en riesgo la convivencia. En el novedoso proyecto tendrán cabida mujeres en el límite de la discapacidad intelectual y dependientes emocionales que no sean capaces de tener un control adecuado sobre sus actos y que, pese a estar pagando una condena de cárcel, no pueden ser consideradas como delincuentes. La instalación lenense no será, por tanto, una prisión al uso para mujeres, sino una casa en la que, con el apoyo de expertos en psicología y pedagogía, las internas, que serían seleccionadas por Instituciones Penitenciarias, tengan la oportunidad de superar los problemas de control de la propia voluntad y cumplir el período terapéutico con garantías de volver a la sociedad sin problemas y, a ser posible, con un trabajo que les permita un cierto grado de independencia. La intención de la Fundación Vinjoy es que la iniciativa, que podría ser financiada por el Gobierno central, según ha anunciado el delegado del Gobierno, Antonio Trevín, pueda trasladarse a otras comunidades autónomas españolas, siempre en el caso de que los resultados de esta experiencia pionera sean positivos.

1 comentario:

eduxo dijo...

¿que requisitos pedirán para el puesto de mediador?
¿porque no contemplan la figura de la educador/a social en un campo que es de nuestra especialización?

Popular Posts