lunes, 21 de abril de 2008

CLAUSURA DE UN CERTAMEN CULTURAL REIVINDICATIVO.

Bardem y Manu Chao defienden la causa saharaui al cerrar el festival de cine.
"El proceso de paz está bloqueado y afecta sobre todo a los más débiles", lamentó el actor.Rosa María Sardá, Carmelo Gómez, Fernando Colomo y Joaquim Oristrell participaron en el acto.
Por fin llegó la hora del compromiso real. El Festival de Cine Internacional del Sahara, celebrado durante los últimos cuatro días en el campamento de refugiados saharaui de Dajla, cerca de Tindouf (Argelia), cerró ayer su quinta edición con un agitado y singular concierto de Manu Chao --Javier Bardem a la percusión-- y varias medidas concretas de apoyo a la causa, algo que hasta ahora no había ocurrido.
Todos los actores participantes han rodado y colgado en la web de la muestra (www.festivalsahara.com) un anuncio reivindicativo que pronto aparecerá en www.youtube y puede que también en algunas televisiones. Los cineastas Fernando Colomo y Joaquín Oristrell han anunciado que filmarán una comedia ambientada en los campamentos y ya ha nacido el germen de una plataforma que coordinará la creación de una escuela de cine estable para la población saharaui.
Consciente del efecto de su tirón mediático, Javier Bardem se convirtió en embajador del drama de la excolonia española, invadida por Marruecos hace más de 30 años. "Estamos en uno de los campos donde se vive un drama humanitario. La situación empeora año tras año. El proceso de paz está bloqueado y afecta especialmente a los más débiles, niños mujeres y ancianos", dijo el actor. "Desde hace 33 años en este desierto hay más de 200.000 personas que fueron españoles. Es urgente que la ciudadanía ayude a devolver la libertad al pueblo saharaui".
DARDO CONTRA ZAPATERO

El breve manifiesto llevaba también un pequeño dardo envenenado dirigido al gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero. "Pedimos al gobierno español que reconozca el estatus diplomático del Frente Polisario".
El actor Guillermo Toledo aún fue más lejos que Bardem: "España debería al menos de dejar de venderle armas a Marruecos. Zapatero es el abanderado contra las guerras ilegales y estos campamentos son el resultado de una guerra tan ilegal o más que la de Irak".
En el acto final del festival intervinieron también las actrices Rosa María Sardá, Luisa Martín y Dafne Fernández, los directores Joaquín Oristrell, Fernando Colomo y Gerardo Olivares y los actores Fran Perea, Carlos Bardem, Javier Gutiérrez y Carmelo Gómez, quienes anunciaron la creación inmediata de una plataforma para recoger firmas que apoyen el reconocimiento por parte de España de la República Arabe Saharaui Democrática (RASD) y su derecho a la autodeterminación mediante referéndum, según las resoluciones de la ONU.
La última película del director británico Ken Loach, el contundente drama obrero En un mundo libre, obtuvo el Camello de Oro en la edición del festival que ayer se clausuraba. El Camello de Plata fue para el documental El Sáhara no se vende de Joaquín Calderón y Luis Arellano, una invitación al público a sensibilizarse ante el drama del pueblo saharaui. Y el Camello de Bronce recayó en la coproducción cinematográfica entre Dinamarca y Cuba El futuro del ayer, de Katrin Pors.

No hay comentarios:

Popular Posts