miércoles, 9 de abril de 2008

El orgullo de ser gitano

Decenas de calés celebraron en Mieres el día internacional de su etnia con un concierto del cantaor «Guadiana»
Orgullo y «una cosa buena, buena». Ser gitano se puede explicar con palabras, pero sobre todo bailando y cantando. Decenas de calés se reunieron ayer en la Casa de Cultura «Teodoro Cuesta» para celebrar el «Día internacional del pueblo gitano». El acto incluyó un concierto de Antonio Suárez, «Guadiana».
El orgullo de ser gitano se explica con palabras, pero también con cante y baile. Decenas de gitanos de toda Asturias se congregaron ayer en el auditorio de la Casa de Cultura «Teodoro Cuesta» para celebrar el día internacional de su pueblo. Vestidos con sus mejores galas y haciendo uso de su gracia y ritmo, los calés no dejaron de aplaudir las intervenciones y el concierto. «Es un día muy importante para nosotros, somos gitanos y no lo negamos. Ser gitano es una cosa muy grande, por eso es importante que todo el mundo nos conozca y disfrute con nosotros», apuntaba Adela Vargas, que vive en Mieres pero natural de Ribadesella. La jornada fue de fiesta, pero también de reivindicación. Juan Antonio Gabarre, mediador del Secretariado Gitano del Principado de Asturias, leyó el comunicado oficial: «Se ha avanzado mucho en la integración, pero hay aspectos negativos que deben cambiar, y con esto me refiero a que deben mejorarse áreas como la salud, la educación y la vivienda», explicó Gabarre. El mediador señaló que «tenemos que seguir denunciando la exclusión social y nuestro derecho de ser diferentes». En el acto estuvieron presentes responsales de los tres grupos políticos del Ayuntamiento de Mieres, encabezados por Luis María García. El regidor mierense, además de un par de gritos de «guapo», recibió un gran aplauso cuando apuntó que «vosotros decís que estáis agradecidos al Ayuntamiento porque ha prestado esta Casa de Cultura para celebrar vuestro día, pero en realidad los que estamos encantados de que estéis aquí y de poder disfrutar somos nosotros, el pueblo de Mieres, porque los gitanos, con vuestro arte, enriquecéis culturalmente a los demás». David Ferreduela, presidente del colectivo Progreso Gitano, fue el presentador de la gala. Tras los agradecimientos oportunos, Ferreduela no dudó en calificar la tarde como «inolvidable». Y así fue, a buen seguro, para todo el público que asistió al recital de Antonio Suárez, «Guadiana». El cantaor hizo las delicias de los «flamenquistas» interpretando canciones por tangos, bulerías y jaleos. Pocos artistas manejan el lenguaje del flamenco como «Guadiana». El cantaor ha demostrado, a lo largo de su carrera, sus habilidades para la innovación y la fusión, como prueba su versión en rock andaluz del tema «Pasará», de Javier Ruibal. Como compositor, su trabajo también ha sido reconocido por sus compañeros de profesión, especialmente por Antonio Canales, a cuya compañía pertenece y para quien ha escrito la música de muchos de sus espectáculos. Antonio Suárez ha compuesto temas de éxito. Esperado con gran expectación, no defraudó ni a la crítica ni al público y ofreció variedad y calidad. «Guadiana» es un cantaor que pertenece a la saga extremeña de los «Porrina», hermano de Ramón el Portugués, sobrino de Porrina de Badajoz, primo de La Negra y Juan Salazar. Con 17 años debutó en el tablao madrileño Café de Chinitas. Su primer disco se hizo esperar. No llegó hasta el año 1999, con el álbum «Cuando el río suena». El segundo, en 2002, fue «Brillo de luna», ambos con la compañía Nuevos Medios.

No hay comentarios:

Popular Posts