jueves, 17 de abril de 2008

Emilio Calatayud, juez de menores de Granada

“Me quejo de la impunidad que da la sociedad a los menores, es falsa”
Lo que hace Calatayud es creerse la ley y aplicarla. Una ley que ha sido muy criticada “y por personas que la desconocen”, precisaba. Es defensor de la Ley de Responsabilidad Penal del Menor tal y como está y asegura que hay que dejarla tranquila permitiendo que se desarrolle completamente. “Dentro de unos años habrá que hacer una valoración y sabremos si es buena o mala cuando veamos cuantos jóvenes que han pasadopor la justicia de menores acaban en la de mayores”, indicaba.

Calatayud no es partidario de reducir la edad de responsabilidad penal, sino de “hacer un examen de conciencia” cuando un niño de 12 años comete un asesinato. “Cuando un chaval de 12 años comete un hecho delictivo es que ha fracasado todo el sistema, lo que hay que hacer es trabajar más en la educación y en la protección. La justicia debe ser la última opción, nunca adoptaría medidas privativas de libertad en menores de 12 a 14 años”, apuntaba.

“Se ha dicho que es blanda, si cada vez que modificamos la ley vamos a endurecerla más, pues vamos a quitarla y aplicar la justicia de adultos, y aquí paz y después gloria”, decía.

En este sentido, destacaba que en Granada se ha creado una unidad que trabaja expresamente con menores de entre 12 y 14 años. El principal problema que ve el juez es “la impunidad” que la sociedad le ha dado a los menores. “Me quejo de que digan que no les pasa nada cuando es completamente falso”, sostenía.

El juez manifestaba que están aumentado entre los jóvenes de 14 y 15 años los casos de violencia familiar, de hijos que maltratan física y psicológicamente a sus padres. “He visto bocas partidas y piernas partidas”, señalaba.

Calatayud lo achacaba a la dificultad de los padres para actuar como tales y a que los menores han hecho un abuso de sus derechos y una dejadez de sus deberes, “hemos pasado de ser el padre autoritario a ser el colega de los hijos, tenemos complejo de joven democracia y nos da miedo decir que no. Hay que poner límites”, explicaba.

Este tipo de delitos se ha visto incrementado sobre todo en la clase media y media alta, “además se ha incorporado el policonsumo de sustancias y tienen un problema añadido, esta clase no utiliza los Servicios Sociales porque piensa que son para pobres, tapan demasiado lo que ocurre”, subrayaba. Es el único delito cometido igualmente por chicos que por chicas, a diferencia del resto.Por este motivo, Calatayud abogaba por la instauración de Escuelas de Padres,”porque la mayoría de los chavales cometen delitos pero no son delincuentes, sólo un 20%, lo que hay que hacer es acompañarles en la madurez y en la adolescencia”.

Por último, el juez de menores criticó a los medios de comunicación, y fundamentalmente a las televisiones, “por crear una juventud que no existe, mal favor le están haciendo a los menores”, concluía.

No hay comentarios:

Popular Posts