martes, 8 de abril de 2008

La fundación Edes

Más de cincuenta empresas, abiertas a contratar personal discapacitado
La Fundación Edes de Tapia desarrolla unas jornadas formativas dirigidas a los empresarios de la comarca
El programa de empleo con apoyo que la Fundación Edes desarrolla desde finales del año pasado está a punto de concluir su primera fase informativa. La responsable del Servicio de Apoyo a la Inclusión (SAI) de la entidad, Carmen Manzanal, concreta que hasta la fecha han realizado más de 50 entrevistas con empresarios de la comarca occidental en una franja comprendida entre el concejo de Valdés y el límite con Galicia.
Este proyecto, que persigue la integración de las personas discapacitadas en puestos de trabajo normalizados, es el primero de estas características que se realiza en la comarca occidental y el segundo en toda Asturias, tras la entidad Fundown.
La primera fase de difusión del proyecto se cerrará el próximo 25 de abril en una jornada abierta, especialmente dirigida a empresarios de la comarca en la que se presentará el programa oficialmente y se desarrollarán dos ponencias prácticas que «darán una idea más ajustada de lo que es el programa», matiza Manzanal.
En el encuentro, que se desarrollará en el centro de empresas de Novales (El Franco) en sesión de 12.00 a 14.00 horas, intervendrá el jefe de sección del programa de empleo, dependiente del Principado, Mauro Blanco, y un miembro de la asociación BATA de Pontevedra, Ignacio Rey. Explica la responsable del SAI que el primer ponente explicará a las empresas las ayudas públicas a las que pueden optar en caso de contratar a personas con discapacidad; y el segundo explicará cómo se desarrollan en la práctica estas iniciativas de empleo con apoyos.
La responsable del programa asegura que, por el momento, los empresarios se han mostrado receptivos al proyecto aunque ninguno se ha adherido oficialmente. «Lo que sí hemos constatado es que existe mucho desconocimiento ya que es algo nuevo en la comarca», matiza Manzanal. El programa no se ciñe a ningún sector empresarial por lo que las visitas se han realizado indistintamente a todo tipo de empresas, comenzando por los polígonos industriales existentes en la comarca y continuando por las entidades asentadas en los núcleos urbanos.
Según la iniciativa, impulsada por la Fundación, cada persona con discapacidad contratada dispondrá de un preparador laboral que la acompañará durante un tiempo mínimo de seis meses. En ese período de prueba aprenderá el oficio y el empresario tendrá garantías de que el trabajo saldrá adelante.
Para que el proyecto funcione es necesario conocer tanto las características de la persona como las del puesto a desempeñar. En este sentido, al tiempo que desarrollan la labor informativa, la Fundación está estudiando los perfiles de las personas interesadas en formar parte del proyecto. «De este modo sabremos en qué tareas cada trabajador tiene más potencial y será más fácil que se adapte al puesto de trabajo».
Concreta Manzanal que entre 15 y 20 personas con discapacidad estarían preparadas para entrar en el programa. «La iniciativa ha generado grandes expectativas entre los trabajadores y sus familias porque saben que es una salida necesaria para que puedan llevar una vida normalizada e integrada en la sociedad».

No hay comentarios:

Popular Posts