viernes, 25 de abril de 2008

OVIEDO ACOGE EL CONGRESO INTERNACIONAL DE PSICOLOGIA Y EDUCACION.

Brukhat: "Una mala campaña eleva el consumo de drogas"
El director del centro europeo de tratamiento prefiere programas constantes.
Tener buena intención no es suficiente. Los psicólogos alertan de que una campaña antidroga, basada en tópicos o en una información directa, sin filtros, distorsiona la realidad e incentiva el consumo entre los jóvenes. Lo mismo sucede con los resultados de las estadísticas en los medios de comunicación. Cuando los estudiantes ven los altos porcentajes de los adolescentes que lo han probado alguna vez y no se paran a analizar que el grupo de consumidores habituales es muy bajo, pueden sentirse como "bichos raros" y atreverse a dar un paso que hasta el momento ni se les había pasado por la cabeza. Esto sucedió en Estados Unidos con un anuncio de cannabis.


La alternativa son los spots basados en evidencias, con ejemplos orientados a la edad del público receptor, y programas escolares continuados e impartidos por docentes a los que ya conocen y que han recibido una instrucción específica.


Estos argumentos son los que sostiene Gregori Brukhat a partir de su experiencia al frente del centro europeo de tratamiento de adicciones a las drogas, que ayer participó en el congrego internacional de Psicología y Educación que se celebra en Oviedo. Brukhat admite que, en muchos casos, existe una relación directa, entre los verdugos de la violencia escolar y las drogas, pero matiza que las drogas no son una causa si no una consecuencia de otros problemas personales.


Otro dato curioso que avala la tesis de Brukhat son las encuestas que abordan la percepción que los jóvenes tienen de sus amigos y conocidos. Según el director del centro europeo de tratamiento de adicciones "sobrestiman la prevalencia del consumo de sus colegas", es decir, si se tomase como ciertos sus resultados, el consumo entre los adolescentes sería muy superior al real.
Con esta radiografía sobre la mesa, el consejo a los psicólogos es que diseñen programas de intervención y prevención que no incidan tanto en las sustancias y que miren más a los problemas de conducta y a los efectos inmediatos. Brukhat recuerda que "los jóvenes se sienten invulnerables, así que si les dices que fumando tendrán dentro de unos años un cáncer no les interesa, pero sí saben lo que es un accidente de tráfico relacionado con el alcohol o lo parlanchín y pesado que se puede poner en una discoteca un conocido que ha consumido coca".


Los asistentes al congreso de psicología también pudieron ayer conocer de primera mano la experiencia del asturiano Gerardo Fernández, especialista en violencia escolar en la UNED e inspector de la Consejería de Educación del Principado. Para Fernández el reto actual es encontrar las mejores alternativas para la prevención del bullying y los mecanismos de intervención más eficaces. Recordó que el trabajo en este campo es reciente pero matizó que está bien encaminado. Este inspector apuesta por el desarrollo de los planes de convivencia y por el uso de la mediación, aunque preciso que esta técnica "no es una panacea". En cuanto al uso de internet en casos de acoso, explicó que uno de los problemas es detectar lo que está sucediendo "porque muchas veces los profesores no se enteran".

No hay comentarios:

Popular Posts