martes, 1 de abril de 2008

TORRELAVEGA



El SOAM hará un estudio sociológico del consumo de cocaína entre los jóvenes
La Fundación Amigó proporcionó en 2007 asesoramiento y alternativas de ocio a cerca de medio millar de jóvenes
El Servicio de Orientación y Ayuda al Menor (SOAM) de la Fundación Amigó realizará este año un trabajo estadístico para definir y evaluar la situación real del consumo de cocaína en Torrelavega. Será mediante la distribución de una encuesta para adolescentes y jóvenes con edades comprendidas entre 14 y 18 años.

Con la realización de este trabajo se completará la cuarta publicación de una colección de estudios que comenzó con un dosier titulado 'Salud, aprende a beber', y al que siguieron otros sobre 'Salud, no te consumas' y 'Salud, diseña tu vida', con los que se hizo un repaso a los hábitos de consumo de las diferentes drogas que más afectan a los menores.El objetivo de estas iniciativas es preventivo, dado que el SOAM valora, muy por encima de otros factores, la intervención con los jóvenes antes de que surja el problema que les amenaza, y que no sólo puede ser de consumo de drogas, sino, también, de conductas violentas o de inadaptación.

El servicio atiende, anualmente, a una media cercana a 500 jóvenes que acuden a los centros de ocio ubicados en los barrios El Zapatón y Covadonga. Asimismo, en la unidad familiar 'Casa de los Muchachos' conviven cinco menores, y en el centro de día, también ubicado en esta residencia, el año pasado se atendió a una treintena de adolescentes. La trascendencia que adquiere la labor de los integrantes de este servicio está reconocida, plenamente, en el ámbito institucional, con el apoyo del Ayuntamiento de Torrelavega y del Gobierno de Cantabria.El estudio sociológico sobre el consumo de cocaína entre la población juvenil de la ciudad responde a que se ha registrado un preocupante incremento en los últimos años.

La Asociación Montañesa de Ayuda al Toxicómano (AMAT), que trabaja en directa coordinación con el SOAM, ya dio, hace meses, una primera voz de alarma sobre este problema. Pero el trabajo de los educadores sociales de la Fundación Amigó no sólo se centrará en la realización de dicho estudio, ya que su presencia es fundamental en los centros juveniles. El de mayor movimiento es el ubicado en el barrio El Zapatón, que fue el primero que el SOAM abrió en la ciudad. En 2007 lo frecuentaron alrededor de 300 menores, de entre 8 y 15 años de edad. La situación familiar de los jóvenes a los que se presta apoyo es lo más preocupante, destacando problemas de paro, desestructuración por la separación de los padres, consumo de drogas en el ámbito familiar, delincuencia y graves carencias de comunicación entre padres e hijos, según consta en la memoria de actividades de 2007.

Absentismo escolar

Respecto a la situación escolar de estos jóvenes, se detecta un grave problema de absentismo entre los que tienen 14 y 15 años. La carencia de motivación ante el estudio y el fracaso escolar, les lleva a una gran insatisfacción. «Gran parte de estos chavales acuden al instituto obligados y otros no acuden, dedicándose con sus familias a la venta ambulante, antes de los 16 años», explican los educadores. Las chicas que trabajan suelen hacerlo cuidando de niños o en labores domésticas, y los chicos se dedican principalmente a la construcción. En el centro juvenil del barrio Covadonga la afluencia fue en 2007 de 140 jóvenes. Este servicio se ha convertido en uno de los pocos recursos a los que los adolescentes de este distrito pueden acceder gratuitamente. Sus responsables han notado un ligero incremento en el número de inmigrantes, procedentes en su mayor parte de América Latina y del Sáhara Occidental. Las principales carencias que se advierten en estos menores son de índole familiar, afectivo y social, además de económicas.

No hay comentarios:

Popular Posts