lunes, 5 de mayo de 2008

Cruz Roja constata el auge del consumo de droga en el Nalón


La cifra de toxicómanos atendidos creció un 15% en el 2007.Más de la mitad de los drogodependientes viven en Langreo.

El número de toxicómanos ha aumentado sensiblemente en la comarca del Nalón. Así se desprende del último resumen de actividades realizadas por la asamblea de Cruz Roja de Langreo en el que se contabiliza un gran incremento en las atenciones a los drogodependientes de los cinco concejos del valle.

En el ejercicio cerrado del año 2007 se contabilizaron 340 casos de personas que fueron asistidas por consumo de drogas a través de la dispensación de sustitutivos opiáceos, "lo que supone un incremento de 50 casos respecto al año anterior", una cifra que supone un crecimiento de casi el 15% del número de personas tratadas.

Además destaca el dato de que 196 de estos enfermos son residentes en Langreo, el concejo más afectado. En el otro extremo está el municipio de Caso, donde no se ha registrado ningún caso de atención a toxicómanos durante el último año. De todos los drogodependientes, 320 pertenecen al Centro de Salud Mental Sanatorio Adaro y otros 20 son derivados a otros centros asistenciales.

El Programa de dispensación de sustitutivos opiáceos que lleva a cabo Cruz Roja se denomina Unidad de Acercamiento-Trolebús- y se trata de un programa de reducción del daño que causan las drogas , actuando de forma ambulatoria y utilizando medios móviles para atender a las personas incluidas en el programa de mantenimiento, a las que se suministran sustitutivos opiáceos en niveles terapéuticos considerados de bajo umbral. Además se ofrece a los usuarios una atención tanto a nivel sanitario como socioeducativo.

El objetivo, como explica el presidente de la asamblea de Cruz Roja, Angel Luis García, es el de "reducir los daños asociados al consumo y el mantenimiento, además de la desintoxicación con opiáceos". El plan está financiado por la consejería de Salud y el Ayuntamiento de Langreo.

LOS ENFERMOS

Los destinatarios de este programa son las personas con más de 18 años que han sido previamente diagnosticados como toxicómanos al ser dependientes de los opiáceos. Estos enfermos firman un contrato de intervención que, en algunos casos, no se llega a cumplir por diferentes motivos, entre ellos los casos de prisión, los de fin de dispensación, los abandonos del tratamiento, e incluso los fallecimientos.

En todos los casos se llevan a cabo analíticas para conocer el estado de salud de los toxicómanos, además de llevar a cabo las curas que necesiten en cada momento. A todo ello se suma el trabajo de Cruz Roja respecto a la atención psiquiátrica, las ayudas judiciales o el reparto de diferentes materiales, entre ellos los sanikits y los preservativos.



No hay comentarios:

Popular Posts