lunes, 26 de mayo de 2008

Francia quiere prohibir el "happy hour"

El objetivo es limitar el consumo de alcohol en jóvenes, que para las autoridades es "masivo y brutal". Dicen que los adolescentes llegan "totalmente ebrios" al colegio.

El alcoholismo en los jóvenes franceses es un problema que preocupa en demasía a las autoridades nacionales. Por eso, se presentaron distintos proyectos para limitar la venta de bebidas alcohólicas a los mayores de 18 años, además de eliminar las fiestas y eventos que inciten al consumo indiscriminado de este tipo de infusiones.

La ministra de Salud Pública, Roselyne Bachelot, señaló el jueves pasado que "el alcohol es la primera adicción entre los jóvenes. Actualmente, constatamos un cambio de los hábitos de alcoholemia juvenil, con fenómenos de alcoholización masiva y brutal".

Por ello, la funcionaria anunció que el proyecto que presentará en octubre busca, como objetivo principal, elevar a 18 años la edad mínima para la compra de alcohol, además de prohibir la venta de este tipo de bebidas a “precios incitativos” en bares y discotecas, como los happy hour y open bars.

También intentará vedar el consumo de alcohol en la vía pública, aumentar el impuesto a este tipo de bebidas y limitar la publicidad de estos productos.

La legislación francesa prohíbe la venta de alcohol sólo a menores de 16 años. "No obstante, hoy es normal ver jóvenes de 14 años comprar grandes cantidades de alcohol, a bajo precio, en los supermercados", declaró el diputado Daniel Mach, que acaba de presentar otro proyecto de ley.

Entre los 16 y 18, la medida que rige actualmente permite que los chicos compren lo que se consideran bebidas del "segundo grupo", como vino, cerveza o sidra. Y los menores de 14 años sólo pueden entrar a los comercios con vender alcohol acompañados por un mayor de edad, informó el diario La Nación.
Para las autoridades, el problema del alcoholismo en jóvenes ya está sobrepasando los límites. Muchos docentes aseguran que los alumnos llegan "totalmente ebrios" a clase.

Uno de los principales problemas es el lobby del alcohol, ya que las empresas tienen mucha fuerza en el país y, obviamente, se opondrán a una modificación de la legislación. En tanto, los especialistas de la salud señalan que, más allá de las prohibiciones, el gobierno debería apuntar sus políticas a las causas por las cuales los menores se alcoholizan.

"No se trata de imponer la abstinencia en el país, sino de evitar los excesos", sentenció Bachelot.

No hay comentarios:

Popular Posts