martes, 13 de mayo de 2008

Invidentes en Asturias

En Oviedo sólo hay 9 perros guía y una lista de espera de 2 años para tener uno.

La cría de cada can le cuesta a la ONCE casi 36.000 euros.
La entidad cede a los animales gratis a las personas invidentes que lo demandan.
Cada usuario se gasta al mes unos 60 euros en el mantenimiento del animal.


Sortean obstáculos y evitan tropezones, pero no saben si el semáforo está en verde: son daltónicos. En Asturias 16 invidentes, de los aproximademente 1.600 que viven en el Principado, tienen perro guía.

De ellos, nueve "trabajan" en la capital sustituyendo a los ojos de sus usuarios, muchos vendedores de cupones de la ONCE. Hay dos en Gijón, en Avilés y en Mieres, y el otro está en La Felguera. El año pasado se entregaron en Asturias dos canes de los noventa que crío ONCE.

En febrero otro ovetense recibirá un lazarillo perruno. La lista de espera es larga y un invidentes primerizo puede esperar hasta dos años hasta tener un perro guía idóneo. Quienes ya han tenido uno suelen tener preferencia, pero aún la espera es de varios meses.


La ONCE cede gratis el perro al usuario hasta que el animal llega a la edad de jubilación, los doce años. A la organización le cuesta criar cada can entre 30.000 y 36.000 euros pero lo cede gratis al usuario que sólo pagará la manutención y el veterinario, al que acuden con mucha más frecuencia que una mascota corriente.



Son unos 60 euros al mes que, según Jesús Méndez, uno de los propietarios, "no es dinero", para el servicio que da. Ahora se debate si la Ley de Dependencia podría dar cobertura a este coste, ya que el perro guía se puede equiparar, en cierto sentido, a una silla de ruedas.



No hay comentarios:

Popular Posts