miércoles, 18 de junio de 2008

La Fiscalía detecta por primera vez bandas organizadas de menores en Asturias

Caldevilla alerta de un «notable aumento» de los delitos cometidos por adolescentes extranjeros.
En 2007 se incrementaron los robos violentos, las lesiones, el tráfico de drogas y los delitos sexuales.

La Fiscalía constató el año pasado, por primera vez en Asturias, la existencia en la región de bandas organizadas de delincuentes menores de edad. Así lo refleja la última memoria elaborada por el fiscal coordinador de Menores del Principado, Jorge Fernández Caldevilla, quien apunta que se trata de adolescentes y jóvenes de procedencia sudamericana, que emulan a las conocidas -y peligrosas- bandas de los Latin Kings o los Ñetas.

En concreto, durante 2007 se confirmó su presencia en Avilés, donde se cometieron numerosos robos entre abril y agosto, y en Gijón. Aquí se produjo una multitudinaria pelea entre dos grupos rivales, uno de ellos latinoamericano y otro de posibles simpatizantes con ideas radicales. Ambos grupos fueron desarticulados y sus presuntos cabecillas se encuentran internados de forma cautelar. Se trata de un modo de delincuencia que nunca se había localizado hasta ahora en el Principado.

La actividad de bandas juveniles organizadas es muy preocupante en otros países. En España, se ha acentuado durante los últimos años, de mano, principalmente, de grupos como los Latin Kings. La preocupación policial es evitar que estos grupos se consoliden.

La memoria de la Fiscalía de Menores constata, además, «un notable aumento» de los delitos cometidos por menores extranjeros, debido al incremento de la inmigración en la comunidad y por la llegada paulatina de marroquíes de menos de 18 años, tal y como ya adelantó este periódico. Esta avalancha de menores desborda literalmente los centros y acarrea problemas como enfrentamientos con las educadoras, consumos de drogas (disolvente, que lo inhalan) o robos en los alrededores.

Esta llegada masiva, apunta Caldevilla, continúa y es previsible que siga haciéndolo, en parte porque los menores cuentan con la información necesaria sobre los centros, que incluso les facilitan las «mafias» que los introducen en España. Según el fiscal, sería conveniente potenciar acuerdos entre comunidades para asumir la tutela de estos inmigrantes y evitar supuestos como los denunciados el año pasado, cuando se supo que desde otras regiones se derivaban menores al Principado de forma «clandestina», pagándoles incluso el billete de autobús para facilitar el traslado.

Del conjunto de los 517 expedientes iniciados en la Fiscalía de Menores en 2007, en 105 estuvieron implicados uno o varios menores extranjeros. Durante 2007, el Juzgado de menores notificó a la Fiscalía 332 sentencias con menores acusados, 318 de ellas condenatorias. De éstas, 279, casi el 88 por ciento, fueron de conformidad, es decir, se dictaron después de que el menor acusado reconociera los hechos y se alcanzara un acuerdo con la Fiscalía.

Las causas por lesiones protagonizadas por menores aumentaron significativamente el año pasado, un 24,2% (se pasó de 237 en 2006 a 294). También se incrementaron los supuestos de tráfico de drogas generalmente de hachís, a pequeña escala. Igualmente, se dispararon las denuncias por delitos contra la libertad sexual, de seis en 2006 a veintitrés.

La Fiscalía destaca, además, un incremento del 63,7% de los delitos de robo con violencia e intimidación protagonizados por menores), tratándose en su mayoría de asaltos a otros menores en las zonas de movida.

No hay comentarios:

Popular Posts