lunes, 2 de junio de 2008

La heroína crece más barata

El «caballo» reaparece fuerte en el mercado negro, con un descenso en picado del precio l Un kilo cuesta 8.000 euros menos que en 2001.

El consumo de heroína rebrota y, con ello, su precio se desploma y aumenta su accesibilidad. En 2001, las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado se incautaron en Asturias de poco más de un kilo y medio de esta droga. Entonces se pagaba el kilo a 42.216 euros. En 2007, el balance de aprehensiones en la región se multiplicó, llegando a más de siete kilos y medio. La consecuencia: la última tabla de precios facilitada por el Ministerio del Interior sobre precios de drogas en el «mercado negro», correspondiente al primer semestre de 2008, sitúa el precio del kilo de heroína en 34.223 euros, casi 8.000 menos que hace siete años (un 19 por ciento). El «caballo» reaparece en la calle y los agentes de la lucha antidroga llevan tiempo detectándolo.

Según esta tabla, una dosis de heroína (de 106 miligramos de peso y una pureza del 22 por ciento) cuesta actualmente 10,22 euros. El gramo, 61,77. El Instituto Nacional de Toxicología sitúa en tres o cuatro papelinas el consumo medio diario.
¿Por qué está sucediendo esto? Desde hace años se vislumbra el riesgo de la vuelta de la heroína a la calle, fundamentalmente tras los atentados del 11-S de 2001 y la invasión de Afganistán por Estados Unidos. Hasta ese momento, los talibanes perseguían implacablemente el cultivo de la adormidera, de la que se obtiene la heroína. Pero, a los dos años de la invasión, a partir de 2003 y debido a que hay grandes zonas del país bajo el control de «los señores de la guerra», se incrementó la producción de la planta, ya que les sirve de método de financiación del conflicto, como ocurre en Colombia, con la cocaína y las FARC. Aproximadamente el 90 por ciento de la heroína mundial procede de Afganistán.

Las consecuencias se hacen notar en Asturias. Las incautaciones de heroína en el Principado se han multiplicado por siete en los últimos años. Si se produce más, se incauta más, hay más droga en la calle, aumenta el consumo y el precio baja. Esto incluso es utilizado como táctica por los propios narcotraficantes, que bajan el precio de la droga para captar nuevos «clientes» -toxicómanos enganchados únicamente a la cocaína, por ejemplo-. Pero, sobre todo, el precio desciende, y mucho, por la reaparición del «caballo» en el mercado. Pura ley de la oferta y la demanda.

No hay comentarios:

Popular Posts