martes, 5 de agosto de 2008

A menos de diez días de los JJOO, China continúa incumpliendo promesas.

La persecución de los activistas de derechos humanos, la detención sin juicio, la censura y la pena de muerte.
Estas violaciones de derechos humanos se siguen cometiendo en China a diez días para que comiencen los Juegos Olímpicos.

Las autoridades chinas han roto la promesa de mejorar la situación de los derechos humanos que hicieron en 2001, cuando se nombró a su país como anfitrión de los Juegos Olímpicos de 2008. Esto es lo que se desprende del informe que presentó el 29 de julio, Amnistía Internacional.

La cuenta atrás para los Juegos Olímpicos. Promesas Incumplidas evalúa la actuación de las autoridades chinas en cuatro áreas directamente vinculadas con los preparativos de los juegos: el uso de la pena de muerte; las formas abusivas de la detención administrativa; la detención arbitraria, el encarcelamiento, los malos tratos y el hostigamiento a defensores de los derechos humanos, incluidos periodistas y profesionales del derecho; y la censura en Internet.

Promesas incumplidas
"Daremos a los medios de comunicación libertad total para informar cuando vengan a China [...] Estamos convencidos de que la concesión de los Juegos a China no sólo promoverá nuestra economía sino que también mejorará todos los problemas sociales, incluidos la educación, la salud y los derechos humanos"
Declaraciones en 2001 de Wang Wei, secretario general del Comité de Candidatura Olímpica de Pekín

Durante el acto de presentación del informe, en el que intervino el director de la ONG en España, Esteban Beltrán, también se recordó la responsabilidad de los dirigentes mundiales para alzar la voz en favor de los derechos humanos en China. “Si no lo hacen, transmitirán el mensaje de que es aceptable que un gobierno sea anfitrión de los Juegos Olímpicos en una atmósfera de represión y persecución”, ha manifestado Amnistía Internacional.
Tras el terremoto de Sichuan, las autoridades chinas amordazan a las víctimas

La preocupación del gobierno chino por mantener la tranquilidad en Pekín y dar una buena imagen al mundo exterior es tal que “tras el terremoto de Sichuan, las autoridades locales instaron a las escuelas a establecer planes efectivos para garantizar la estabilidad y pidieron sistemas de vigilancia de 24 horas para impedir a toda costa que se dirijan a Pekín personas que organizan o firman peticiones”, subraya Amnistía Internacional.

“Los progenitores de los menores muertos al derrumbarse las escuelas durante el terremoto que pidieron que se investigaran las presuntas deficiencias de construcción han sido objeto de persecuciones para impedirles llevar sus demandas a Pekín”, denuncia la organización.

¿Qué PueDo HaCer yo?


Amnistía Internacional recoge firmas para pedir mejoras en derechos humanos antes, durante y después de la cita olímpica. ¡Firma!

No hay comentarios:

Popular Posts