jueves, 25 de septiembre de 2008

III Jornadas socioculturales de la Policía de Gijón.

«Aquí las bandas juveniles no fueron a más», explica la fiscalía.
Jorge Fernández y el inspector jefe Óscar Sánchez analizan la violencia entre menores «sin caer en el alarmismo»

Contra la violencia juvenil hay que tomar medidas adecuadas, pero «sin caer en el alarmismo excesivo». Es el mensaje que Jorge Fernández Caldevilla, fiscal coordinador de menores de Asturias, se esforzó ayer por transmitir durante las III Jornadas socioculturales que organiza el Cuerpo Nacional de Policía de Gijón coincidiendo con la festividad de los Santos Ángeles Custodios. «Casos como el del joven de la catana nos ponen los pelos de punta, pero no son habituales», desdramatizó.

En lo que respecta al Principado de Asturias, «nos encontramos una situación óptima, aunque todo es mejorable». Situación que, según Fernández Caldevilla, se produce porque el índice de delincuencia juvenil es bajo y la capacidad de respuesta elevada. «Es una ventaja ser una comunidad uniprovincial, porque todos los recursos se concentran en una misma provincia», señaló. A eso se suma el hecho de que «la actual legislación permite dar una respuesta adecuada» a las distintas manifestaciones de violencia juvenil.

El fiscal de menores se detuvo especialmente en la violencia generada por las bandas, fenómeno que asoció a la llegada de jóvenes emigrantes. «Cada vez que digo esto, se me tacha de racista. Pero no es racismo, es una realidad», puntualizó. «Aquí en Gijón y en Avilés hubo conatos de bandas organizadas de procedencia sudamericana, pero se tomaron medidas para que la cosa no fuese a más. Los miembros más significados están cumpliendo internamiento», explicó. «También hubo alguna pelea con algún grupo de ideología extremista, pero sin resultados más graves», añadió Jorge Fernández, que sí mostró cierta preocupación ante «los problemas que está presentando la paulatina llegada de jóvenes marroquíes indocumentados, muchos acostumbrados a andar por la calle y a consumir drogas por inhalación, que suelen provocar reacciones muy violentas». Los centros de primera acogida de Asturias llegaron a verse superados. De las reuniones mantenidas a nivel estatal para abordar este asunto, «salí descorazonado».

No hay comentarios:

Popular Posts