viernes, 26 de septiembre de 2008

Los expertos en salud detectan un uso abusivo de fármacos entre los gitanos.

Una treintena de profesionales participa en unas jornadas divulgativas en Salinas.

La búsqueda de herramientas que permitan no sólo curar sino prevenir las enfermedades es uno de los objetivos que pretenden alcanzar los profesionales de los sectores que trabajan con el colectivo gitano. Se trata de una de las aspiraciones a conseguir que se puso ayer sobre la mesa durante las jornadas técnicas «Los colores de la salud. Salud y comunidad gitana», que concluyen hoy en la Biblioteca pública de Salinas, organizadas por el Ayuntamiento de Castrillón y la Fundación Secretariado Gitano.

La alcaldesa de Castrillón, Ángela Vallina, inauguró ayer por la mañana las jornadas en las que participan más de una treintena de profesionales ligados a la enseñanza, la sanidad y el trabajo social, así como miembros de la Asociación Gitana Asturiana y que tienen lugar en la Biblioteca de Salinas.

Los estudios realizados sobre la situación sanitaria de la comunidad gitana desvelan aspectos poco conocidos como el uso abusivo de medicamentos, una tendencia que, según los expertos, está relacionada con la actitud de resolver el problema de forma inmediata. Asimismo, se ha detectado que la comunidad gitana es un grupo de riesgo para las malformaciones congénitas debido a la endogamia.

En la jornada de hoy intervendrán expertos que explicarán sus experiencias con comunidades minoritarias. A lo largo del día están previstas las intervenciones de Begoña Gutiérrez, del programa de incorporación social del Ayuntamiento de Avilés; María Antonia González, directora del Instituto de Luanco; y Mercedes Juan Bertomeu, del Colectivo de Enseñanzas Sáchara. Asimismo, se desarrollarán dos talleres sobre el juego y el desarrollo de habilidades sociales y sobre sexualidad.

No hay comentarios:

Popular Posts