lunes, 27 de octubre de 2008

La fábrica de los presos

Los internos de Villabona echan mano de ventanas, sillas, estanterías y bicicletas estáticas para crear ´pinchos carcelarios´.
Los esconden en almohadas, colchones, papeleras e incluso en las cisternas.

Los presos tienen imaginación. Y mucha. Cuando se trata de crear pinchos carcelarios no hacen ascos. Les vale todo, desde ventanas, mesas, sillas, material de fontanería, literas metálicas, hasta archivadores metálicos, soportes de estanterías, palos de escoba, fregonas y bicicletas estáticas. Antes lo tenían más fácil. En Villabona funcionaba una fábrica de perchas que distribuía mercancía por toda España.

El material? Los funcionarios se han encontrado de todo: de metal, madera, hueso, cerámica, e incluso de pvc. Materiales que encuentran en la cárcel y que luego "pulen y afilan con los barrotes, piedra o incluso contra el suelo de cemento de los patios". "Muchos son obras de arte con empuñadura en cuero", explican. Para el mango utilizan cualquier tipo de papel encolado o tela que se enrolla en uno de los extremos.

No hay comentarios:

Popular Posts