jueves, 16 de octubre de 2008

Mieres potencia los proyectos escolares para la prevención de drogodependencias.

El Ayuntamiento espera que este curso se superen los 2.000 alumnos que participaron el pasado año.

La concejalía de Bienestar Social y Salud de Mieres reforzará este curso los programas escolares de prevención de toxicomanías. Se trata de unos planes de actuación social, ya plenamente consolidados, que durante el último curso llegaron a cerca de dos mil adolescentes y jóvenes del concejo, en su mayoría estudiantes de Educación Secundaria. Para este año, la edil del ramo, Susana Fernández Fueyo, se marca como objetivo superar las cifras de asistencia del precedente. «Luchamos contra la drogadicción con prevención y formación, y aunque los verdaderos resultados los veremos en unos años, consideramos muy positivo el compromiso y la colaboración de profesores y padres, que están muy implicados en unos proyectos que nuestros técnicos desarrollan con mucha ilusión», señaló Fernández Fueyo, ayer, durante la presentación de las actuaciones.

Los programas de actuación municipal en materia de prevención de toxicomanías incluyen los problemas derivados del consumo y adicción al alcohol. Entre los que se han desarrollado el pasado año y se repetirán este curso se puede citar, por el éxito notable que alcanzó, el dedicado al cine en la enseñanza. Otro plan de prevención puesto en marcha por la concejalía de Bienestar Social y Salud es «Órdago», destinado a alumnos de Educación Secundaria Obligatoria (ESO) y al que acudieron medio millar de adolescentes el pasado curso. En este caso, los contenidos se imparten en forma de talleres, con temas tales como la salud, las drogas legales o las drogas ilegales.

En esta misma línea, el programa «Aventura de la vida», que también se repetirá este año, se desarrolla en torno al tradicional formato del álbum de cromos. Las imágenes versan sobre salud, medicamentos o higiene y, también, sobre habilidades sociales, como saber decir no o pedir ayuda. Se trata, en suma, de que los niños sean capaces de comunicar sus problemas e inquietudes, también los relacionados con las drogas, a sus padres y profesores.

Solamente estos proyectos precisan de la colaboración de 90 profesores para llegar a 1.400 alumnos, una cifra que se va hasta los 2.000 con el resto de programas que se desarrollan y que Bienestar Social no solo mantendrá, sino que intensificará a lo largo de este curso. Según indicó Susana Fernández Fueyo los principales problemas de toxicomanías en el concejo hacen referencia al consumo de porros, cocaína y alcohol, en este último caso a edades muy tempranas. Por el contrario, según la edil, la heroína apenas tiene ya incidencia, mientras que el uso de pastillas y otras sustancias químicas sería mucho menos que en otras municipios de una entidad similar a Mieres.

No hay comentarios:

Popular Posts