lunes, 3 de noviembre de 2008

Bienestar Social reconoce la «sobreocupación» y el deterioro del edificio del Parque de Invierno

La Administración reconoce la «sobreocupación» del centro, que con 17 plazas ha llegado a albergar a una treintena de menores. Los adolescentes marroquíes, dicen, llegan por «oleadas» y es difícil prever cuál será la ocupación de la residencia de un día para otro.

La unidad de primera acogida del Centro Materno Infantil del Parque de Invierno fue creada en los años ochenta y albergaba exclusivamente a niños asturianos, a los que en seguida se encaminaba a otros servicios. El fenómeno de la inmigración ha cambiado el panorama, ha obligado a revisar las normas y a adaptarse a las costumbres de sus nuevos inquilinos.

La llegada masiva de varones adolescentes ha expulsado del centro a las niñas, aunque el Materno Infantil continúa siendo un centro mixto, y, de hecho, el año pasado se alojaron en él tres niñas. Sin embargo, la Consejería considera que en las actuales circunstancias no es el centro más adecuado para acogerlas, más aún teniendo en cuenta el deterioro y la saturación de las instalaciones, con estancias sin puertas, duchas sin cortinas y habitaciones dobles donde en ocasiones duermen hasta cuatro menores.

La cultura, la actitud hacia las mujeres y la religión son también motivo de desacuerdos. El cumplimiento del ramadán o las costumbres culinarias de los marroquíes han obligado a hacer algunas adaptaciones en el régimen de comidas y revisar algunas normas. Simplemente la edad de los menores, que ahora son en su mayoría adolescentes -el centro se diseñó para acoger a niños de 3 a 17 años-, complica las cosas. No admiten la autoridad, es difícil imponer horarios y, como se trata de un centro abierto, pueden entrar y salir sin dar explicaciones.

El destino de estos muchachos, una vez determinada su edad y evaluada su situación, suele ser las unidades de vida independiente de la Consejería de Bienestar Social, pisos tutelados en los que viven y desde donde asisten al colegio o a un centro de formación, hasta que llegan a la edad de trabajar y se independizan. Su inserción social es rápida y sin problemas, según fuentes de la Consejería.

No hay comentarios:

Popular Posts