miércoles, 26 de noviembre de 2008

El cachete, el azote, el grito son formas ineficaces de educar.

TVE, Antena 3, Cuatro, Telecinco, La Sexta y las autonómicas comenzaron el Día Internacional del Niño a emitir un anuncio de animación titulado "Tus manos son para proteger", dentro de la campaña del Consejo de Europa "Levanta la mano contra el castigo físico".

El castigo físico es una "violación de los derechos del niño" y una "doble moral inaceptable: lo que no le haríamos nunca a un adulto nunca deberíamos plantearnos hacérselo a un niño" anunció la ministra de Educación, Mercedes Cabrera, el día antes del inicio de la campaña.

Isabel Real es educadora social de ISEP Clínic Castelldefels asegura que “el concepto educativo debe ser aplicado primero a los padres para que estos puedan después educar verdaderamente a sus hijos” y remarca la paradoja de ¿quién educa a estos padres que sólo saben educar a base de bofetadas?

La noticia sobre el azote como medida educativa a erradicar pone de manifiesto por un lado la todavía normalidad en la que se encuentra la técnica de pegar a los niños para que obedezca y, por otro y desprendiéndose de esta, la dificultad actual de los padres para educar y consensuar con sus hijos.

El trabajo social educativo que aquí debería plantearse es complejo; ya que el concepto educativo debe ser aplicado primero a los padres para que estos puedan después educar verdaderamente a sus hijos.

Pero aquí aparece una paradoja ¿Quién educa a estos padres, que ante la impotencia e ignorancia frente a determinadas situaciones sólo saben cortar radicalmente por lo sano por medio de patadas, bofetadas y otras artimañas de punición que intentan hacer desaparecer una conducta inaceptable? Porque la educación a la que se está refiriendo la noticia que comentamos aquí no es aquella que está basada en los aprendizajes escolares, sino que es aquella educación que tiene que ver con las relaciones que se establecen de cada familia, particulares, únicas y que sólo cuando esa estructura familiar es coherente y afectiva puede verdaderamente cumplir con el propósito educativo de convertir a los hijos en seres sociales que respeten a los demás.

Isabel Real
Educadora Social de ISEP Clínic Castelldefels

2 comentarios:

Quique dijo...

Hola, no he podido encontrar la opinión completa de Isabel Real (¿se puede?)

Un saludo y felicidades por vuestro blo

eduxo dijo...

por alguna razón el link estaba "vacío", ya he puesto el resto del texto, un abrzo quique

Popular Posts