domingo, 30 de noviembre de 2008

La Asociación de Discapacitadas premia a Álvaro Muñiz

El V Concurso de Tortillas en Silla de Ruedas reivindicó la completa integración social de las personas minusválidas.

El director de la Feria Internacional de Muestras de Asturias, Álvaro Muñiz, recibió ayer el Premio por la Igualdad que concede la Asociación de Mujeres Discapacitadas de Asturias (Amdas), durante la quinta edición del Concurso de Tortillas en Silla de Ruedas que organiza la misma entidad.

Álvaro Muñiz formó parte del jurado del citado concurso y la presidenta de Amdas, Sila Murillo, destacó el continuo apoyo del premiado a las actividades que realizan las mujeres con discapacidad para reivindicar su plena integración en la sociedad.

Ese objetivo presidió también el V Concurso de Tortillas en Silla de Ruedas, como se encargaron de proclamar tanto Murillo como la concejala de Gijón Begoña Fernández y la procuradora general de Asturias, María Antonia Fernández Felgueroso.

Fernández Felgueroso, que asistió en su día al nacimiento del concurso de tortillas sobre silla de ruedas, admitió que las leyes proclaman igualdades que la práctica niega, así que animó a las socias de Amdas a mantener la lucha para alcanzar la plena integración social de los discapacitados.

En ese contexto, no hace falta señalar que el concurso de tortillas tiene poco de competitivo, sin perjuicio de la distinción a quienes mejor cocinan o lo hacen con más habilidad o simpatía desde una silla de ruedas. Cabe destacar que los concursantes no son personas con movilidad disminuida, sino voluntarios para participar en una prueba que, según Sila Murillo, puede proporcionar una sensación dual. Por una parte, que las cosas cotidianas son distintas y más difíciles desde una silla de ruedas. Por otra, que con una limitación así no sólo es posible hacer una tortilla de patatas, sino también muchas cosas más.

Cipriano Feito, uno de los cocineros, admitía que, aunque tiene muchas tortillas a sus espaldas, la de ayer fue una de las más complicadas, pero más por nervios que por la silla de ruedas.

Remedios Fernández, otra concursante, unía a la dificultad de la silla de ruedas la circunstancia de que es sordomuda. A través de Pilar Antolín, que hizo de intérprete en lenguaje de signos, explicó la receta que aplica para las tortillas que hace a sus hijos y nietos: paciencia y cariño.

Merche Toraño, que a la postre obtendría el premio a la tortilla con mejor sabor, eligió concienciación y solidaridad como ingredientes complementarios.

Otros premiados fueron Leo Villar (habilidad), Félix Alonso (presentación), Rufo García (simpatía) y Mónica Oviedo (conjunto).


No hay comentarios:

Popular Posts