martes, 25 de noviembre de 2008

La igualdad es posible

Hoy, 25 de noviembre de 2008, los asturianos y asturianas volvemos a sumarnos a la conmemoración del Día Internacional contra la Violencia hacia las Mujeres. Es una fecha que sigue siendo necesario reivindicar como parte de una lucha constante contra una de las manifestaciones más brutales y dolorosas de la desigualdad entre hombres y mujeres: la violencia de género.

"La violencia contra las mujeres es un obstáculo para lograr los objetivos de la igualdad, desarrollo y paz y viola y menoscaba su disfrute de los derechos humanos y las libertades fundamentales". La IV Conferencia Mundial sobre las Mujeres de las Naciones Unidas, celebrada en 1995 en Pekín, describía de esta forma una situación que 13 años después sigue plenamente vigente. Hablamos de principios fundamentales que son ignorados cada vez que una mujer sufre cualquier tipo de violencia sólo por el mero hecho de serlo.

En lo que va de año, 57 mujeres han sido asesinadas a manos de sus parejas o exparejas en España y sólo en el primer trimestre del año cerca de 34.000 habían interpuesto una denuncia por sufrir algún tipo de maltrato. En Asturias, la situación, desgraciadamente, no es diferente: María de León murió en julio pasado, víctima de violencia de género, y 563 mujeres interpusieron en los tres primeros meses del año una denuncia.

A TODAS ellas, y especialmente a María de León, quiero rendirles con estas líneas, en nombre de toda la sociedad asturiana y en el mío propio, un sentido homenaje, además de hacerles llegar, una vez más, nuestra solidaridad y apoyo a sus familiares.

Pero desde aquí quiero lanzar también un mensaje a todas esas mujeres que aún hoy son víctimas de la violencia en solitario, y también a esas otras personas que son conocedoras de algún caso en su entorno y no saben cómo actuar. Tal y como recuerda la campaña puesta en marcha por el Gobierno asturiano este año, cerca del 80% de las mujeres asesinadas cada año por sus parejas o ex parejas no había denunciado su situación, y cuando más peligro corre su vida es cuando tratan de abandonar a su maltratador en solitario.

Precisamente, para evitar que estén solas, las administraciones públicas y las organizaciones de mujeres hemos sumado recursos para atender a las víctimas de violencia de género y hacer frente a sus necesidades.

La aprobación de la Ley Integral contra la Violencia de Género nos reafirmó en nuestro empeño y nos animó a profundizar en la necesidad de coordinar todos los esfuerzos a fin de garantizar una efectiva asistencia integral a las mujeres y de afrontar el problema en toda su complejidad.

Con esta convicción, en el año 2000 Principado y ayuntamientos constituimos la Red de Casas de Acogida. Esta red ha crecido y hoy la integran 22 pisos tutelados, dos Casas de Acogida y el Centro de Atención Integral a Mujeres Víctimas de la Violencia de Género, la Casa Malva, la expresión más visible de un nuevo modelo de atención a víctimas amparado por la Ley Integral contra la Violencia de Género.

OTRO EJEMPLO más de esta convicción en la necesidad de aunar esfuerzos es la firma hace justamente un año del Protocolo Interdepartamental para mejorar la atención a las mujeres víctimas de violencia de género. En él participan, además del Gobierno asturiano, el Tribunal Superior de Justicia de Asturias, la Fiscalía, los Colegios de Abogados y la Federación Asturiana de Concejos.

A pesar de todo, tenemos un importante trabajo por delante, algo que la persistencia de los casos de asesinato no deja de recordarnos. Pero igual de cierto es que la convicción y el trabajo que hemos venido demostrando en los últimos años es ya imparable.

Hoy, 25 de noviembre, debemos recordar que ésta no es una lucha solitaria, sino el empeño de muchos y muchas que creemos en los mismos principios y en que la igualdad entre mujeres y hombres es posible.

*Presidente del Principado de Asturias

No hay comentarios:

Popular Posts