lunes, 8 de diciembre de 2008

El Plan Municipal de Drogas llega al trabajo en Oviedo.

Amplía su actuación al ámbito laboral y colaborará con sindicatos y patronal en campañas de sensibilización y formación de delegados de prevención .

Por el mismo motivo que un dolor de espalda de un trabajador debe preocupar al empresario por la merma de su rendimiento profesional y las posibles bajas por enfermedad, también debería actuar cuando otro consume alcohol, tabaco y drogas ilegales. Por salud laboral. Consciente de este problema, el Plan Municipal de Drogas del Ayuntamiento de Oviedo ha añadido una nueva línea de actuación, el ámbito laboral, a las puestas en marcha en diez años.

Aunque ya aparece en el programa de 2008 y ha iniciado contactos con CC OO y UGT y la Federación Asturiana de Empresarios, en 2009 será cuando empiece a trabajar de lleno y desarrollar campañas. Lo primero será la formación de delegados de prevención, al fin y al cabo, quienes tienen más contacto con los empleados. «Ellos pueden detectar qué problemas hay, saber a quién pueden acudir las personas con consumo de alcohol y drogas, además de negociar las medidas de rehabilitación y reinserción», explica la secretaria de la Unión Comarcal de CC OO, Virginia Palacios.


Esta formación les adentrará aún más en el problema y estarán preparados para intervenir y hacer llegar la situación a los responsables del Plan de Drogas. Uno de sus trabajadores, José Rivas, recuerda que la adicción a estupefacientes es «un tema de salud laboral y debería incluirse» en las medidas de prevención de riesgos laborales. De momento, hay empresarios que quieren abordar este asunto, pero no es un apoyo generalizado. Deberían ser todos, opina. Aunque ya se han dado pasos por parte de la patronal: FADE desarrolla un plan contra la drogadicción en el trabajo. Porque, dice Rivas, es falsa la creencia de que las drogas las toman los jóvenes y los colectivos marginales.


No hay comentarios:

Popular Posts