miércoles, 28 de enero de 2009

La ONG Cultura Indígena logra recaudar 1.500 euros para su obra en Guatemala

El colectivo construye clínicas, bibliotecas y financia los estudios superiores de un total de 160 jóvenes

La ONG Cultura Indígena, con sede en la localidad llanisca de Barro y con una importante obra educativa en Guatemala sobre sus espaldas, recaudó la pasada Navidad 1.500 euros para seguir trabajando en la construcción de equipamientos educativos y sanitarios y, especialmente, para la financiación de estudios superiores de más de 160 alumnos.

La recaudación procede de un nuevo rastrillo solidario celebrado entre el 19 de diciembre y el 9 de enero en el Centro Cívico de Posada donde se vendieron productos artesanos de Guatemala que se compran a cooperativas de mujeres de este país, así como numerosos artículos que donan vecinos y comerciantes de Llanes.

Antonio Díaz, presidente de la ONG y fundador del colectivo allá en el año 2003 -aunque sus inicios se remontan extraoficialmente a 1997-, celebraba el éxito de la iniciativa que permitirá seguir apoyando y financiando las carreras universitarias de numerosos jóvenes que, de otra manera, no podrían estudiar. Además, subraya Díaz, este tipo de actividades sirven también «para informar a la gente y atraer a nuevos colaboradores».

La labor de la ONG es muy amplia en el terreno de la educación y empieza a dar los primeros frutos. «Este año se gradúan 30 alumnos y es para nosotros la recompensa a este trabajo, que comenzó hace años, y del que empezamos ahora a ver los primeros resultados», comenta.
Díaz recuerda que cuando la ONG empezó a funcionar en Guatemala contaba con el apoyo económico de una docena de personas, muchas de ellas ligadas a la rama de la educación. Con aquellos escasos recursos apenas pudieron subvencionar los estudios de dos chavales: Ixil y Quiché, que estudiarían magisterio y enfermería respectivamente.

240 socios
Ahora, la ONG cuenta con 240 socios fundamentalmente de Asturias, aunque con colaboradores de toda España y también del extranjero, que han permitido incrementar sus expectativas para apoyar en la actualidad a un total de 160 alumnos.

De forma paralela, el colectivo financia en este momento la construcción de una clínica «que está prácticamente acabada aunque ahora nos queda la compra del equipamiento», explica el presidente, así como una biblioteca «que entró en funcionamiento este mismo mes» y que es el segundo equipamiento de estas características creado en Guatemala por este colectivo. «En las bibliotecas hay ordenadores, un amplio fondo bibliográfico y una mini librería a bajo coste», detalla Díaz.

Para el futuro, la ONG tiene intención de continuar con la celebración de rastrillos. El próximo está previsto que se celebre durante las fiestas de Semana Santa en la localidad de Barro.

No hay comentarios:

Popular Posts