domingo, 25 de enero de 2009

La tenacidad tiene premio

Jessica Álves, en su domicilio familiar, en Avilés.

Hay quien considera que todo esfuerzo es un éxito en sí mismo, así que los protagonistas de este reportaje son doblemente afortunados. Esta semana recibieron los premios de la Educación Secundaria Obligatoria (ESO) del Principado, que anualmente otorga la Consejería de Educación y que cuentan con el patrocinio de la Fundación Alimerka.

Estas distinciones reconocen su valía académica, pero, sobre todo, la tenacidad y optimismo con la que han sacado adelante sus estudios. Las dificultades a las que se enfrentan a diario son físicas, de desconocimiento del idioma y adaptación a un país que desconocen. Algunos hacen frente a delicadas situaciones familiares. Ocho fueron los premiados y cuatro han contado a LA NUEVA ESPAÑA su historia.

Una de ellas es Andrea Fuente, una jovencita risueña, de 17 años y con una parálisis cerebral que no le ha impedido hacerse con un expediente académico de sobresaliente. Estudia en el Instituto Río Nora de Siero, donde ya cursa el Bachillerato en Ciencias Sociales. «Siempre he estudiado en centros públicos y nunca he tenido problema». Se desplaza en silla de ruedas y supera sus limitaciones físicas con ayuda de sus profesores y compañeros y de una auxiliar educadora que se ha convertido en su fiel aliada: «Marga me ayuda y está conmigo durante los recreos». Esta alumna, que planea convertirse en socióloga «para conocer distintas culturas», entretiene el tiempo libre con el ordenador y el fútbol (es seguidora del Real Madrid).

Jessica Álves, del Instituto Juan Antonio Suanzes de Avilés, tiene 18 años y lleva dos viviendo en España. Llegó desde Brasil el 25 de junio de 2007 -recuerda muy bien el día-, sin saber una palabra de español y dejando atrás su vida y parte de su familia. «¡Buff! No entendía nada, estaba nerviosa», cuenta.

No hay comentarios:

Popular Posts