sábado, 24 de enero de 2009

Ribadesella, cocina sin fronteras

Nueve vecinos aprenden a cocinar gracias a un taller del plan de integración de minorías étnicas.
La pasión por la cocina ha logrado que nueve riosellanos de creencias y orígenes diferentes hayan vivido la inolvidable experiencia de aprender unos de otros y crear lazos de amistad. Todo gracias al taller de cocina impulsado por el Plan de integración de minorías étnicas, impulsado por los servicios sociales del Ayuntamiento de Ribadesella por segundo año consecutivo y en el que en esta ocasión participaron ocho mujeres y un hombre.

Empanada, bizcocho, tartas, entremeses variados y dulces navideños son algunos de los platos que los alumnos elaboraron durante tres meses de intenso trabajo, que ha dado como fruto un diploma y l36 recetas de cocina. Esta actividad, impartida por el cocinero José Sánchez y la educadora social Nuria Solís Prieto, no consistió sólo en iniciar a los alumnos en el arte de la cocina, sino que también se les inculcaron directrices para llevar una alimentación saludable y liderar la economía doméstica.

Las clases comenzaron el pasado mes de octubre y finalizaron ayer con el acto de clausura, en el que estuvieron todos los alumnos: Rosana Hernández, Covadonga Gabarri, Jorge Amaya, María Jesús Toyos, Lucrecia Covo, María Luisa Rodríguez, Leticia Álvarez, Victoria Valdés y María Dolores Busto. Para Covadonga Gabarri la mejor receta fue el mousse de turrón. Un plato dulce también fue la elección del único hombre participante, Jorge Amaya, que considera que saber cocinar es algo «muy necesario. Mi receta preferida, la tarta de turrón», apuntó.

Tras la entrega de los diplomas, para la mayoría el primero que han logrado en su vida y que mañana mismo enmarcarán con orgullo, todos degustaron las delicias que elaboraron para la ocasión.

No hay comentarios:

Popular Posts