viernes, 27 de febrero de 2009

Doscientos cincuenta vecinos de las cuencas, esperan una plaza para entrar en un geriátrico público

La residencia de Sotrondio, que empezó ayer a recibir a sus primeros usuarios con un año de retraso, tiene 92 camas y generará 50 empleos

El progresivo envejecimiento de la población de las Cuencas mineras hace que, pese a la apertura de nuevos centros geriátricos públicos, la lista de espera para entrar en una de estas residencias no haya disminuido en los últimos años. En total, son 250 vecinos de las Cuencas los que esperan acceder a un establecimiento gestionado por el ERA (Establecimientos Residenciales para Ancianos de Asturias), 130 en el valle del Nalón y 120 en el del Caudal.

El director gerente del ERA, Faustino Álvarez, estuvo ayer en el primer día de funcionamiento del geriátrico de Sotrondio, oficialmente llamado Centro Polivalente de Recursos Santa Bárbara. Álvarez explicó que las Cuencas tienen 250 personas en lista de espera, una cifra similar a la de años anteriores, pese a que hace algo más de un año se abrió un geriátrico público en Mieres y a que ayer se empezó a recibir a los primeros usuarios del de Sotrondio. En cualquier caso, según Faustino Álvarez, «las personas que tienen una necesidad extrema de este servicio» pueden entrar en una residencia pública «casi de un día para otro. Eso sí, no en la que ellos han elegido, si no en la que tenga plazas disponibles». De esta forma, la apertura del centro polivalente de Sotrondio, que según Álvarez llega «con un año de retraso sobre lo previsto inicialmente» no hará que la lista de espera en la comarca baje drásticamente, ya que se da prioridad «a las personas que tengan preferencia», ya sea por cuestiones económicas o de dependencia.

El geriátrico de Sotrondio cuenta con 92 plazas residenciales, a las que hay que añadir otras 30 pertenecientes al centro de día, que se pondrá en marcha en los próximos días. Ayer se recibió en las instalaciones a los cuatro primeros usuarios de la residencia. El director gerente del ERA señaló que a lo largo de estos días «se irá recibiendo, de forma escalonada» a todas las personas que residirán en el centro. Por el momento el ERA ha contratado a doce trabajadores, diez auxiliares y dos enfermeras para ir cuidando de los usuarios. Faustino Álvarez explicó que a medida que se vayan completando las 92 plazas residenciales «se irá contratando personal», hasta llegar a una plantilla de medio centenar de personas entre auxiliares, enfermeras, psicólogos, fisioterapeutas, monitores de actividades, personal de limpieza y administración.

De las 130 personas del valle del Nalón que se encuentran en lista de espera, 64 son vecinos de Langreo, 35 de San Martín del Rey Aurelio, 21 de Laviana, 8 de Caso y 7 en Sobrescobio. De ellos, sólo 12 personas son «válidas», es decir, que no necesitan de ningún tipo de ayuda para desarrollar su vida con normalidad. Tras la apertura del Centro Polivalente de Recursos Santa Bárbara de Sotrondio, el próximo proyecto que acometerá el ERA en el valle del Nalón será la reforma parcial del geriátrico de Pola de Laviana, que lleva unos quince años en funcionamiento. La inversión alcanzará el millón de euros y consistirá, principalmente, en la eliminación de todas las barreras arquitectónicas del edificio, así como una renovación de los equipamientos de dos plantas. El geriátrico de Laviana no contaba en principio con centro de día, pero desde hace dos años se presta este servicio en un edificio anexo a la residencia, el antiguo centro de salud de la Pola, que cuenta con unos 30 usuarios.

Otras noticias relacionadas:

No hay comentarios:

Popular Posts