miércoles, 11 de febrero de 2009

El uso de las TIC en la orientación académica y profesional

En los últimos años se han desarrollado una serie de herramientas y aplicaciones dirigidas específicamente a facilitar la labor cotidiana del profesorado y con la finalidad de impulsar las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) en los centros educativos. La orientación académica y profesional no funciona ajena a esta aplicación de las TIC, de hecho, los proyectos más innovadores en orientación se realizan teniendo en cuenta el impulso y las funcionalidades de las TIC.

Los profesionales de la educación pueden contar con ordenadores, pizarras digitales, proyectores, materiales didácticos en Internet y en formato digital programas educativos audiovisuales, Entornos Virtuales de Enseñanza y Aprendizaje (EVE/A) más complejos, etc. tal y como pudimos ver en el monográfico sobre TIC y Educación. La orientación académica y profesional debe tener en cuenta las TIC en función de dos objetivos: para asumir las nuevas necesidades de formación, salidas profesionales, nuevos recursos, etc. y a la vez, para aprovechar los cambios e incorporar las TIC en forma de competencias necesarias para los orientadores/as.

En el monográfico sobre orientación y TIC hemos recopilado la perspectiva de los expertos sobre las TIC como recurso para la orientación.

La Orientación y las TIC

La situación en los centros educativos está cambiando de forma muy rápida: a la llegada de alumnado extranjero se le suma la integración de alumnado con necesidades especiales, junto a la irrupción de las TIC en el aula y la aparición de nuevas necesidades de orientación. Además, los departamentos de orientación de los centros educativos pueden convertirse en una vía de acceso a las nuevas tecnologías para profesorado y alumnado.

Pero la orientación no sólo se limita a los centros educativos; las empresas, las instituciones, portales especializados como Educaweb, etc. están creando proyectos que vinculan las TIC y la orientación desde diferentes vertientes: plataformas online de orientación, recopilación de la información disponible en la red, aplicaciones como blogs, wikis, redes sociales, recursos para profesorado y alumnado, etc.

En la actualidad, según Sobrado, L. (2006:37), podemos considerar tres ámbitos principales de uso de las TIC en la orientación:

1. Instituciones promotoras de los servicios orientadores (Administración, Ayuntamientos, Asociaciones, etc.) que pueden utilizar las TIC para posibilitar el empleo de servicios de asistencia u orientación para facilitar información a los usuarios.

2. Los servicios orientadores que usan las TIC para fomentar la comunicación entre ellos mismos y con otras instituciones de la zona para adquirir una mayor y mejor integración.

3. Los destinatarios de la orientación que pueden emplear las TIC para lograr información, conseguir asesoramiento y orientación presencial, y especialmente a distancia.

En este marco, es inevitable que mencionemos Internet como elemento fundamental para la orientación. La red ha modificado la percepción y el funcionamiento de los servicios de orientación, el perfil de los orientadores/a y el acceso a la información.

Competencias TIC de los orientadores/as

A pesar del potencial de la tecnología, Benito Echevarría, en su artículo, apunta a que existen dos dificultades principales que frenan el avance de la orientación académica y profesional a través de las TIC: la brecha digital, que provoca que muchas personas no puedan acceder a la tecnología (debido a su situación económica o a factores como la edad, el desconocimiento y la falta de competencias para manejar la tecnología) y la falta de competencias de los profesionales de la orientación y un deficiente desarrollo formativo de las mismas.

Pere Marqués, experto en TIC y Educación, destacó en su ponencia ”Las Nuevas Tecnologías al servicio de los Orientadores Escolares: un reto para la innovación en orientación” que las competencias TIC para docentes, educadores sociales y orientadores escolares se dividen en técnicas instrumentales, actualización profesional, metodología y actitudes. Los expertos consultados coinciden en señalar que estas competencias también son aplicables a los orientadores laborales y a los profesionales que no ejercen en un ámbito estrictamente académico.

En cuanto a las competencias técnicas o instrumentales, resultan imprescindibles los conocimientos sobre el sistema informático, los procesadores de textos, la navegación por Internet, el manejo del correo electrónico, el tratamiento de la imagen digital, desarrollo de webs, blogs y presentaciones multimedia, bases de datos, pizarra digital, etc. Todos estos conocimientos implican una alfabetización digital de los profesionales de la educación. Los orientadores, como parte importante dentro de la organización del centro, deben ser capaces de utilizar de forma adecuada y pedagógica las TIC y combinar las acciones de orientación tradicionales con nuevas metodologías más innovadoras.

Pere Marqués sostiene que las competencias básicas que necesitan adquirir los profesionales de la educación son las competencias pedagógicas, que implican la actualización profesional a partir del conocimiento de fuentes de información TIC y programas específicos sobre orientación; la integración de las TIC en el currículum en el caso del profesorado; la aplicación de nuevas estrategias didácticas y orientadoras que aprovechen las TIC; la elaboración de documentos y otros recursos didácticos multimedia y por último, una actitud abierta pero crítica ante las TIC y la sociedad actual en general.

Laia Mestres i Salud. Redacción de Educaweb.com
redac@educaweb.com
Educaweb.com

No hay comentarios:

Popular Posts