domingo, 29 de marzo de 2009

Infancia registra 700 expedientes al año de desprotección

El instituto achaca la proliferación de denuncias de maltrato físico y de abusos sexuales de niños al aumento del control.

Asturias roza ya los 700 expedientes de desprotección de menores al año, lo que supone que al menos existen indicios de 700 casos de abandono, negligencia, atención inadecuada o abusos en niños. La cifra crece progresivamente ejercicio tras ejercicio, una curva al alza que Infancia explica por el incremento de la vigilancia y de los mecanismos de detección y por la llegada de menores extranjeros no acompañados. La realidad es que durante el 2008, se abrieron 687 expedientes, 33 más que en el 2007 y 222 más de los registrados hace sólo cuatro años.


Entre los aspectos más preocupantes está la proliferación de denuncias por abuso sexual, que en sólo 12 meses pasó de 10 a 24, y por maltrato físico, que creció de 24 a 50. En función de la gravedad de los hechos, el Principado tiene que hacerse cargo del niño. Infancia se vio obligada a asumir el año pasado la tutela de 162 y mantuvo en su red de centros de acogida a 530, de los que 130 fueron nuevos ingresos.


INTERPRETACION Toda esta batería de datos tiene diversas lecturas. A ojos de la directora del Instituto Asturiano de Atención Social a la Infancia, Familias y Adolescencia, Gloria Fernández, la memoria del 2008 "evidencia que el sistema público avanza hacia la prevención y el apoyo a las familias como institución primaria en la que los menores deben crecer". De hecho, Gloria Fernández indicó que la prioridad para su departamento es que convivan en familia. Si es posible, en primer lugar, con la suya. Si no con lo que denominan familia extensa (abuelos, tíos, hermanos), con familias de acogida o adopción. Así, destacó el trabajo que están desarrollando los 14 equipos --integrados por 36 técnicos-- que desarrollan el programa de Intervención Técnica de apoyo a las Familias. Su mediación ha permitido mantener en el entorno familiar, evitando su internamiento en los centros, a 2.060 niños, pertenecientes a 800 familias.


Cualquier denuncia se investiga. Infancia recibe los expedientes derivados de múltiples organismos. Por ejemplo, de los 687 expedientes tramitados el año pasado, 181 fueron derivados de la Seguridad Social; 55, del hospital; 176, de fiscalía del menor; ó 146, de la policía. Gloria Fernández asegura que investigan el caso y adoptan medidas para tratar de que el niño se quede bajo la tutela de sus padres, siempre que sea posible. Cuando la situación es muy grave --abandono, abuso sexual o maltrato--, entonces recurren a la familia extensa (otros familiares) que puedan acoger al niño. Si no los encuentran pasan a los centros públicos de alojamiento y tratan de buscarles acogimientos temporales.


Fernández admitió que existen casos de desprotección difíciles de entender. Infancia registró el año pasado, 175 expedientes por abandono literal del niño. De esos 175, 89 corresponden a los menores extranjeros no acompañados que llegaron a Asturias. Otros 10 son de niños a los que sus madres renunciaron nada más nacer. 24 menores asturianos sufrieron abusos sexuales y otros 60, maltrato: 50 físico y 10 emocional.


CAMBIO SOCIAL Los medios de comunicación se hacen eco habitualmente de un nuevo fenómeno, el de los padres que son incapaces de ejercer su autoridad con los hijos y reclaman la intervención de las administraciones. Algo que sucedió en el 2007 con una madre de Gijón. No fue la única. Infancia admite que durante el 2008 tuvieron que enfrentarse a 15 denuncias de padres "por incapacidad parental sobre la conducta del menor". Algunos pueden llevar aparejado, incluso, una agresión. Infancia también tuvo que intervenir en el caso de 29 jóvenes por absentismo escolar. No se trata de menores que faltan puntualmente a clase, tal y como explicó la directora del Instituto. Más bien, son alumnos que pueden pasar semanas y meses sin aparecer por el centro en el que están matriculados.


A pesar de que estos datos pueden parecer escalofriantes, Gloria Fernández piensa que la sociedad cada vez "está más mentalizada" de la necesidad de proteger al menor e insistió en que el niño y las familias cada vez tienen más recursos a su alcance. "Por desgracia este tipo de situaciones son muchas veces del ámbito privado y están, como suelo decir, debajo de la alfombra. Nuestra labor es levantar esa alfombra y descubrir lo que está pasando", explicó a través de este gráfico ejemplo. También agradeció la colaboración activa que están recibiendo de los sistemas sanitario y educativo.


Aunque la Administración trata de mantener al niño en un entorno familiar, no siempre es posible. Las unidades de primera acogida, que es la puerta de entrada al sistema público de alojamiento de menores, recibieron durante el 2008 a 253 menores. La red de centros del Instituto de Infancia alojó en total a 571, 337 niños y 234 niñas. De los 571, 130 casos eran de nuevo ingreso y el resto ya estaban alojados desde años anteriores. Hubo aspectos positivos. Otros 197 se dieron de baja, unos por cumplir la mayoría de edad, otros al ser acogidos por una familia o por cambiar de programa público de apoyo.


OTROS PROGRAMAS La memoria del Instituto Asturiano de la Infancia del Principado hace referencia a otros programas que tiene en marcha, preventivos y de apoyo, y que son eficaces. El teléfono de atención al menor, que proporciona ayuda gratuita las 24 horas del día, recibió 1.550 llamadas. El plan para mujeres con problemática sociofamiliar, que presta hasta alojamiento temporal, atendió a 22 madres y a 14 niños. El proyecto de orientación y mediación, que permite a los profesionales intervenir en el domicilio sin decidir la retirada de la tutela, benefició a 156 familias. El punto de encuentro familiar, que garantiza el derecho a la relación con el tutor que no tiene la custodia, benefició a 142 menores en Gijón y a otros 127 en Oviedo.


MÁS INFORMACIÓN
La prevención y el incremento de las acogidas son los retos a corto plazo



No hay comentarios:

Popular Posts