jueves, 12 de marzo de 2009

Tenéis que ver "The visitor"



SINOPSIS

¿Qué demonios hace un hombre de esta edad, vestido con pantalones de traje y una pulcra camisa tocando el yembé en el metro como si fuera un africano? Pues esto es lo que descubriremos a lo largo de esta película. Jenkins interpreta a Walter Vale, un profesor universitario que ha perdido su vocación en un lugar muy profundo, viudo, aburrido y bastante poco interesante... hasta que hace un viaje a Nueva York y se cruza con una pareja de inmigrantes que se han instalado en su apartamento durante su ausencia. A partir de ahí, se le abre el mundo.

A falta de algo mejor que hacer, se deja llevar por la juventud y la alegría de Tarek (Haaz Sleiman), un sirio cuya pasión es la música. Walter, para el que la única música era la clásica y el instrumento por excelencia el piano, descubre en la percusión africana un nuevo ritmo y una nueva melodía. Su mujer había sido profesora de piano y él se había descubierto sin ninguna habilidad para tocarlo y, sin embargo, se sorprende a sí mismo coordinando sus manos contra la piel del yembé, y se siente mejor que nunca. Hasta se atreve a tocar con los africanos en Central Park.


The Visitor resulta ser una maravillosa fábula sobre la convivencia entre diferentes culturas. Las vidas de un norteamericano blanco, de una senegalesa y de un sirio y su madre se entrecruzan en el que quizás sea el episodio más importante de sus vidas, y la necesidad y la voluntad hacen que los posibles problemas de la diferencia de creencias, religiones, colores de piel o costumbres ni siquiera se planteen.

Lamentablemente, quien sí lo tienen en cuenta es el Estado, sobre todo el departamento de inmigración, y la realidad entra de pleno en esta pequeña isla humana.

El director y guinista, Tom McCarthy, continúa en la misma línea que en su primera película, Vías cruzadas, entremezclando seres humanos antagónicos, con dificultades y solitarios, para explorar las relaciones que pueden surgir entre ellos y nos ofrece otra gran película, sencilla y sin alardes, pero de gran belleza y emotividad, quizás sin la frescura de su primera obra, sin la parte de comedia que tenía aquella, pero con más madurez. ¿Tendremos que esperar otros cinco años para ver la siguiente o la nominación de Richard Jenkins le dará un empuje a su carrera como director?


No hay comentarios:

Popular Posts