martes, 21 de abril de 2009

Habíais oido hablar alguna vez del Petiso Orejudo??

EL NIÑO DE BARRO



Crítica de la película

Hay temas que, de sólo nombrarlos, causan escalofríos. Podemos leer unas líneas en el periódico o escuchar un comentario en la radio, que pronto una mueca incómoda cambiará nuestro rostro. Los asesinatos de niños son uno de esos temas.

El niño de barro presenta una historia tenebrosa, que está inspirada en hechos reales. La acción transcurre en 1912, en la ciudad de Buenos Aires, cuando una serie de crímenes de menores conmueve a la población.

Un niño de 10 años, Mateo (interpretado por Juan Ciancio), tiene extrañas visiones, que lo llevan mentalmente a ser testigo de los asesinatos. Por su conocimiento sobre los hechos, muchos creen que es el verdadero asesino.

Mientras su madre Estela (Maribel Verdú) y el forense de la policía, el Dr. Soria (Chete Lera), intentan encontrar una explicación para sus visiones y convencer al Comisario Petrie (Daniel Freire), los crímenes no dejan de sucederse.

Decíamos que la historia se basa en la realidad: está inspirada en Cayetano Santos Godino, más conocido como “El Petiso Orejudo”. Tal vez el asesino serial más conocido en la historia argentina, un demente que cometió su primer ataque a los diez años y que mató a cinco niños. Sólo por placer. Fue asesinado en la cárcel de Ushuaia por otros detenidos, luego de que matara al gato que era la mascota de la prisión.

Hay que aclarar que el protagonista del filme no es “El Petiso Orejudo” sino “el niño de barro”, una de sus víctimas. El director Jorge Algora destaca en una carta publicada por el sitio de la película que este pequeño, que fue torturado por Cayetano, quedó “conectado” con el agresor por su naturaleza especial.


No hay comentarios:

Popular Posts