lunes, 6 de abril de 2009

Ribadesella, blindaje contra el «botellón»

El Ayuntamiento apela al derecho al descanso y al medio ambiente para prohibir el consumo masivo de alcohol en la calle.

En Ribadesella, el «botellón» tiene los días contados. Al menos, si tiene éxito la iniciativa municipal, pionera en Asturias. El Ayuntamiento riosellano ya tiene listo el borrador de la nueva ordenanza reguladora de la convivencia y el ocio en espacios públicos que, hoy mismo, presentará a los grupos políticos municipales en una comisión de seguridad ciudadana.

La iniciativa se basa en la finalidad de «proteger la salud pública, racionalizar el uso de los espacios municipales y garantizar el aprovechamiento de todos los ciudadanos de las vías y espacios públicos». La propuesta de ordenanza consta de catorce artículos, los tres primeros fundamentan la regulación, fijan el ámbito de aplicación y los establecimientos de hostelería. En los once restantes se regula el régimen sancionador. La medida reguladora se plantea como herramienta para preservar, desde el ejercicio de las competencias municipales, el derecho al descanso de los vecinos y al medio ambiente, especialmente en determinadas plazas o lugares públicos de la villa. Así que el reglamento prohibirá, por ejemplo, el «botellón» en el parque infantil de L´Atalaya.

La presentación del primer esbozo de la futura ordenanza reguladora supone un firme avance en el propósito de la Corporación riosellana de consensuar una normativa que tendrá respaldo económico y material del Gobierno del Principado. El Ejecutivo regional se comprometió, en septiembre de 2008, a apoyar una medida pionera y experimental en Asturias, que también se realizará en el concejo de Gozón. Ambos municipios serán los precursores de una normativa específica para evitar altercados, alteraciones del orden público y perjuicios a los vecinos. También de impedir que los menores de edad tengan acceso al alcohol.

A esto se ha llegado tras varios meses de negociaciones, forzadas por las constantes quejas vecinales y algún que otro altercado (en el caso gozoniego).

El alcalde de Ribadesella, Ramón Canal Tirador, anunció en septiembre de 2008 su intención de desterrar el botellón del concejo y, concretamente, del parque de L´Atalaya. Para ello alcanzó un principio de acuerdo con el Partido Popular, y su socio de gobierno, IU, para regular las conductas de ocio y esparcimiento juvenil nocturnas en la villa. Ribadesella comenzó así a planificar el ocaso del fenómeno del «botellón». Los grupos políticos municipales han consensuado impulsar una normativa que, entre otras cosas, responderá a las reiteradas quejas de los vecinos de L´Atalaya.

El pacto fue fruto de un debate en el cual cada partido defendió su postura a la hora de iniciar el trabajo conjunto: el PSOE y el PP abogaron por una mayor presencia policial e iluminar la zona -se habló de instalar paneles de luz de alta intensidad para disuadir a los jóvenes de reunirse-, mientras que IU fue el más reticente a la iniciativa y criticó que se pretendiese instaurar un «régimen policial».

Con todo, medio año después llega el borrador de la iniciativa municipal, que persigue «preservar los derechos de los ciudadanos a la protección del medio ambiente, a la salubridad y salud pública, a la libre circulación y al descanso, al tiempo que a una adecuada conservación, al buen uso e higiene de los espacios públicos». Así, Ribadesella avanza en su intención de blindarse al botellón. Está por ver si la iniciativa llega a buen puerto.



No hay comentarios:

Popular Posts