jueves, 9 de abril de 2009

Ribadesella dice sí a regular el «botellón»

La mayoría de los vecinos consultados defiende el derecho de los jóvenes a reunirse, pero sin generar ruidos ni dañar el mobiliario urbano

Más que aprobado, sobresaliente. Los planes para regular la celebración de «botellones» en Ribadesella, a través de una ordenanza municipal, cuyo borrador ya ha sido elaborado por el equipo de gobierno (PSOE-IU) y que ha logrado el visto bueno, con matices, del único partido en la oposición, el PP, han logrado también el aprobado con nota de los riosellanos. El nacimiento de esta ordenanza municipal, pionera en Asturias, será la guía que seguirán al dedillo los gobernantes locales para compaginar el ocio juvenil y el descanso nocturno de los vecinos y visitantes.

Los vecinos de la zona de L'Atalaya, donde los jóvenes celebran habitualmente sus «botellones», así como los empresarios que poseen negocios en las inmediaciones, confían en que la futura ordenanza, que podría entrar en vigor este verano, solucione los problemas de ruidos y de acumulación de basuras, que llevan denunciando hace más de una década.

Así lo recordó, ayer, Ángel Ampudia, uno de los empresarios afectados por este «ritual» juvenil, ya que posee unos apartamentos turísticos en la misma plazoleta de L'Atalaya. Ampudia asegura que acumula ya más de cincuenta denuncias, presentadas en el Ayuntamiento, tanto suyas como de muchos de los inquilinos que han pasado por sus apartamentos, ya que el ruido ensordecedor que producen los jóvenes celebrando sus «botellones» impide a los turistas descansar mientras disfrutan de sus vacaciones. Este riosellano aplaude la creación de la ordenanza municipal. «Celebro que por fin se tomen medidas porque los afectados llevamos más de diez años peleando por una solución», señaló.

Sin embargo, hay otros vecinos de la zona que sí están a favor de los «botellones» y que creen que el planteamiento que aporta el borrador de la ordenanza es «perfecto» para controlar lo que realmente no debe permitirse: los destrozos en el mobiliario urbano, la suciedad con la que amanece tras los «botellones» el parque infantil de L'Atalaya, en el que luego juegan los niños, y los ruidos. Son ésos para casi todos los riosellanos los aspectos que realmente deben controlarse, más que prohibir a la juventud que se divierta a su modo.

Así lo considera, por ejemplo, Loli Valdés, que posee un quiosco en el parque de L'Atalaya. Según esta riosellana, «no llegaríamos al extremo de crear una ordenanza si cada uno se comportase como debiera», y resalta que a ella «nunca» la han molestado los «botellones».

María Luisa Cabeza vive a escasos unos metros de la polémica plaza de los «botellones» y se muestra satisfecha por la inminente aprobación de una ordenanza que penalice los actos vandálicos. Esta riosellana está totalmente a favor de que los jóvenes se diviertan; eso sí, siempre y cuando respeten el mobiliario urbano y no armen escándalo. «Ya bastante represión hemos tenido. La juventud ahora es libre y es una suerte, pero hay que saber comportarse», subrayó.

Los ruidos, destrozos, basuras y las pintadas que suelen aparecer a menudo en la villa después de una noche de «marcha y botellón» son sin lugar a dudas las consecuencias más devastadoras, según Julia Vega. «No me molesta que hagan "botellones", pero sí que rompan las cosas, y está bien que se apliquen multas para evitarlo», señaló.

Estela Rosete, empresaria y miembro de la Asociación Riosellana de Comerciantes (Aicor), también le da un aprobado al borrador de la ordenanza. Considera que esta medida es «necesaria», ya que el espíritu del reglamento es «controlar este fenómeno juvenil y evitar los destrozos y pintadas, que bajo ningún concepto hay que tolerar», apuntó. Esta riosellana no está en contra de que los jóvenes se reúnan en un lugar determinado para divertirse, «siempre que respeten el mobiliario y recojan sus basuras», concluye.

La joven estudiante riosellana María Villanueva considera que el problema en Ribadesella es que los jóvenes «no tenemos alternativas de ocio y por eso se hacen "botellones" en L'Atalaya». Añade que antes de elaborar una ordenanza y plantear multas, los políticos deberían «ofrecer alternativas a los jóvenes», subrayó.



No hay comentarios:

Popular Posts