viernes, 24 de abril de 2009

Siloé ampliará la casa de acogida en Mareo para enfermos de VIH

Proyecto Hombre presenta un programa de mediación familiar y el albergue Covadonga apuesta por un taller remunerado.

El albergue Covadonga, Proyecto Hombre y la Fundación Siloé firmaron ayer tres convenios de colaboración con la entidad Caja Madrid con el objeto de financiar tres proyectos sociales. La Fundación Siloé anunció la rehabilitación de su casa de acogida para enfermos de VIH/sida. Un proyecto que ha sido financiado con 16.500 euros y que consiste en la creación de cuatro habitaciones más, una enfermería y una sala de espera. «Nos dimos cuenta de que las 14 habitaciones eran pocas debido a la cronificación de la enfermad, el aumento de las estancias y el crecimiento de la demanda», aseguró la directora de la Fundación, Belén Sarmiento, quien dijo que durante el año pasado habían pasado de una media de 25 solicitudes de entrada a 36. «La casa de acogida es un dispositivo único que permitirá seguir avanzando en el desarrollo de nuestro proyecto», concluyó la responsable de la Fundación Siloé.

Bajo el nombre de «Velastur», el albergue Covadonga presentó una iniciativa (que se lleva realizando desde 2001) de formación, rehabilitación y promoción dirigido a personas sin hogar. El proyecto, subvencionado con 8.000 euros, «promueve la inserción remunerada de las personas sin hogar, a la vez que realiza un trabajo educativo», explicó ayer el coordinador de la actividad, César Fernández. El taller de velas sirve así como «paso intermedio entre el albergue y la vida laboral», aseguró Fernández, ya que por la actividad obtienen una remuneración con la que intentan ser independientes. «Uno de los requisitos es que con el dinero que les damos deben buscarse un piso», añadió.

El taller busca ser una opción para aquellos colectivos que se encuentran en situación de desigualdad o que se ven expulsados de otros circuitos de normalización. Con este proyecto, el albergue Covadonga asume el reto de «crear un espacio sin competencia de mercado», concluyó César Fernández.

Un programa de mediación familiar dirigido a drogodependientes es la apuesta de Proyecto Hombre, financiada con 14.000 euros. La iniciativa, presentada por el director de la entidad, Luis Manuel Flórez, pretende prestar apoyo a unas 1.140 familias de personas que se encuentren en Proyecto Hombre, así como a otras 200 con problemas de drogodependencia.

«Utilizamos una nueva metodología de trabajo más personalizada e individual que ayuda a restablecer lo perdido como el diálogo o la confianza», explicó Flórez. Este proyecto se diferencia de los anteriores en que «antes nos basábamos en grupos de autoayuda y ahora se trata más directamente con la familia», aseguró el responsable de Proyecto Hombre, quien recordó que la entidad fue pionera en el trato con los familiares. «Consideramos que son un pilar fundamental».

Asimismo, Flórez dijo que la respuesta suele ser «positiva», ya que «la familia descubre que no sólo pueden ayudar a sus seres queridos, sino que se ayudan entre ellos». «Es una continuación de los programas anteriores, aunque hay que tener en cuenta que las familias cambian y las necesidades son diferentes», añadió.

Por último, el director de zona en Asturias de Caja Madrid, Roberto Ruiz, expresó su deseo de mantener una continuidad en la realización de estos proyectos y recordó que la entidad aportó 208.000 euros en tres años al albergue Covadonga, Proyecto Hombre y la Fundación Siloé.



No hay comentarios:

Popular Posts