viernes, 8 de mayo de 2009

El 70% de los menores que cometen infracciones no reincide, según un estudio

Los adolescentes que delinquen lo hacen en su mayoría para conseguir dinero fácil


El 70 por ciento de los menores que cometen infracciones no reincide, según un estudio presentado ayer en el Club Prensa Asturiana de LA NUEVA ESPAÑA por la psicóloga María Jesús Sierra Vázquez, miembro del Grupo de Investigación en Familia e Infancia (GIFI) de la Universidad de Oviedo.


El acto -organizado en colaboración con el Programa de mediación extrajudicial para menores infractores y el Programa de intervención en medio abierto con menores infractores- fue presentado por María Teresa Díaz Campomanes, coordinadora autonómica de Cruz Roja de Asturias.

El estudio refleja, según Sierra, los efectos de la Ley de Responsabilidad Penal del Menor, que actúa sobre menores infractores de entre 14 y 18 años y que ya ha sufrido cinco reformas desde su entrada en vigor. Según el documento, que analiza una muestra de adolescentes entre 2001 y 2004 -en la actualidad se está elaborando un nuevo informe-, la principal motivación a la hora de delinquir es conseguir dinero fácil, seguida de la mera diversión, la venganza o simplemente un «dejarse llevar» por las amistades.

El menor delincuente es mayoritariamente varón -se registra una chica por cada seis chicos-, con un retraso escolar importante, destacó María Jesús Sierra. El 86,8 por ciento de los menores que participaron en el estudio no tenía el graduado escolar y la inmensa mayoría pertenecía a un grupo de amigos calificado de «conflictivo». Casi la mitad fumaba tabaco y bebía alcohol de forma habitual, y un 16,3 por ciento, además, era consumidor de hachís.

Un factor coincidente en las chicas delincuentes es el formar parte de familias desestructuradas, lo que en muchas ocasiones actúa como desencadenante del delito. En los varones esto no sucede, explicó Sierra Vázquez. Otra diferencia por sexos, añadió, se sitúa a la hora de analizar su comportamiento en el momento de perpetrar la infracción. En el caso de los robos, los chicos los suelen cometer empleando la fuerza, mientras que las chicas actúan principalmente con intimidación. El estudio también analizó los peores recuerdos guardados por los menores infractores tras su detención, juicio e imposición de medidas -principalmente en medio abierto-, que son, por este orden, su paso por la Comisaría de Policía (o cuartel, en el caso de la Guardia Civil) y, en segundo lugar, la reacción de su entorno ante su arresto.

María Jesús Sierra destacó la importancia de «actuar de forma coordinada para lograr un mayor éxito en el trabajo con menores infractores», de diversificar los programas y recursos existentes, y promover redes sociales.

Durante el ejercicio 2007 -últimos datos hechos públicos- un total de 569 menores fueron detenidos y puestos a disposición de la fiscalía en el Principado.


No hay comentarios:

Popular Posts