viernes, 10 de julio de 2009

Liberados por el trabajo


Un grupo de 17 presidiarios de Villabona realiza durante una semana labores de jardinería en San Martín

Un grupo de presidiarios en régimen de segundo grado de Villabona disfruta a lo largo de esta semana de unas jornadas de libertad tutelada a cambio de realizar labores de mejora en las zonas verdes del concejo de San Martín del Rey Aurelio. El programa, organizado por la asociación de apoyo a la reinserción de presidiarios Adsis, cuenta con 17 participantes divididos en dos grupos que se reparten entre el parque de El Florán, en Sotrondio, y el de La Isla, en Blimea.

Rastrillos, segadoras y escobas. La actuación de los presidiarios no escatima en medios y los resultados están valiendo la pena. María Pinto, responsable de Adsis y voluntaria en el proyecto, trabaja codo con codo con los participantes. Además, también cuentan con la ayuda de seis voluntarios y los técnicos del Ayuntamiento de San Martín del Rey Aurelio. Según Pinto, este programa es «una oportunidad para que las personas privadas de libertad se relacionen entre sí y a la sociedad». Y es que, según la responsable de la asociación Adsis, «lo más importante en el proceso de reinserción es poder comprobar que la gente de afuera no te va a discriminar».

Para uno de los grupos, ayer fue el día de desbrozar el paseo de la ribera del río Nalón en Sotrondio. Paula Andrea Rodríguez, natural de Colombia, es una participante en el programa. Ingresó en Villabona hace dos años, por «trapicheo» con drogas. Está casada y cuenta los días «para salir». A pesar de que aún le quedan dos años para cumplir su condena está en segundo grado y «ya puedo salir los fines de semana». Para ella, esta actividad es mucho más que poder salir a la calle. «Es todo, volver a tener un horario, unas responsabilidades y saber que podrás recuperar tu vida cuando salgas».

A su lado, con el rastrillo en la mano, su compañero de faena, Cristian, acaba de salir del centro penitenciario para echar un cable en el parque. Es callado, y prefiere no contar mucho de su situación actual, ni de como llegó al centro penitenciario. Sin embargo, mientras mira a sus compañeros y el trabajo que están realizando asegura, tímidamente, que esta experiencia es algo completamente nuevo para él. «Nunca trabajé en el campo, me estoy sorprendiendo a mí y a los demás», señaló con las herramientas en la mano.

Con esta edición, el programa de la asociación Adsis sopla diez velas. Comenzaron a finales de los noventa y, desde entonces, han cuidado las zonas verdes de muchos pueblos de la región. En las comarcas mineras su labor se ha dejado ver en los concejos de Aller, Lena, San Martín del Rey Aurelio y Mieres. En total, el plan de reinserción ha ayudado a casi doscientos presidiarios a prepararse para afrontar la vida cuando abandonen la rutina que se les impone entre rejas.

No hay comentarios:

Popular Posts