lunes, 28 de septiembre de 2009

Entrevista a Christian Rodil ,nuevo presidente de «Abierto hasta el Amanecer»


«No hay que prohibir el ´botellón´, no tiene que haber más conflictos que en un bar»


«Hay que romper el estereotipo de que "Abierto hasta el Amanecer" sólo trabaja por las noches; también fomentamos la formación de jóvenes en tiempo libre y damos empleo»



Christian Rodil es el nuevo responsable de la asociación juvenil «Abierto hasta el Amanecer», una de las más dinámicas de la ciudad y responsable de un proyecto pionero a escala nacional de apertura a los jóvenes de los espacios públicos en horario nocturno y de fin de semana. Rodil se hizo con la presidencia de «Abierto» este agosto. Su cita más cercana es el próximo 23 de octubre, cuando tenga que presentar el nuevo programa de actividades de la asociación.


-¿Cuáles son sus objetivos durante este año de presidencia?

-Hay que seguir en la misma línea, no necesitamos cambios esenciales. Tenemos, eso sí, que consolidarnos como asociación juvenil porque aunque la gente no lo perciba así, es lo que somos. Hay que romper el estereotipo según el cual los gijoneses creen que en «Abierto» trabajamos sólo por las noches. También fomentamos, por ejemplo, la formación durante el tiempo libre de los jóvenes y esa faceta nuestra no es tan conocida. «Abierto» no es sólo un programa de ocio alternativo que mueve cada fin de semana a 4.500 jóvenes. Queremos que la gente nos conozca más y entre un poco más en el fondo de la asociación.

-¿Cuáles son las novedades del nuevo curso de «Abierto»?

-El 23 de octubre arrancamos con el nuevo programa. Estamos cerrando algunas actividades pero, en lo fundamental, queremos continuar con el trabajo que hacíamos hasta ahora. Hemos intentado reforzar lo que más ha gustado de la edición anterior añadiendo algunas cosas nuevas. Lo fundamental es recibir experiencias de los que han participado y saber qué quieren los que se han quedado en casa, para poder captarlos. Actividades como los torneos deportivos seguirán en cartel porque dan muy buenos resultados, pero habrá novedades; por ejemplo, fomentando el baile y los cursos de idiomas. Este año vamos a dar un cursillo de inglés para aquellas personas que necesitan atender a un público anglosajón y que quieren un nivel básico para defenderse. En total, ofertaremos 250 actividades.

-¿Tienen un público consolidado o va cambiando?

-Hay de todo. En deportes están siempre los mismos, pero en lo que tiene que ver con la cultura cada vez nos encontramos con gente diferente. Tenemos jóvenes de todas las edades. En los talleres hay grupos de gente joven que llega hasta los 19 años. Los objetivos se mantienen como siempre: educar en el ocio y en el tiempo libre y generar un primer empleo a la gente joven, para que entre con buen pie en el mercado laboral. Si bien es cierto que hemos incorporado una tercera meta, que es prevenir en las drogodependencias.

-¿Y está llegando el mensaje a los jóvenes?

-Gijón conoce «Abierto hasta el Amanecer», de eso no cabe duda , porque nos recorremos casi todos los institutos de la ciudad informando de los pormenores de la iniciativa. Seguramente haya jóvenes a los que no les ha llegado el mensaje, pero la mayor parte de la gente tiene opciones para elegir si quiere unirse a nosotros.

-¿Cómo logran conseguir un primer empleo para los jóvenes?

-Tenemos una pequeña partida de dinero para contratar a jóvenes gracias a la ayuda del Gobierno del Principado de Asturias. Además, trabajamos con mucha gente y, si nos avisan de una oferta de empleo, tiramos de nuestra gente. A esto hay que añadir que tenemos una amplia cartera de monitores a los que «colocamos» cuando nos los piden desde las empresas. Creemos en el voluntariado, pero también somos conscientes de que necesitamos trabajo profesional dentro de la asociación.

-¿ «Abierto» también ha notado la crisis?

-No ha bajado la partida económica que nos dan las instituciones, pero sí notamos que las cosas se están poniendo más duras. Tenemos que trabajar más los proyectos y hacer más esfuerzos para pedir el dinero que necesitamos para llevar a cabo nuestras iniciativas.

-¿Cómo se planteó el encuentro nacional de programas de ocio alternativo que acaban de celebrar?

-En el 2005 nos planteamos la iniciativa de crear un grupo de formadores para dar la posibilidad de que todas las ciudades de España tuvieran un programa de ocio alternativo como el nuestro, y lo hemos conseguido en más de cincuenta poblaciones. Nosotros aportamos realidades y experiencias que hemos vivido y enseñamos cómo actuar. A raíz de esta iniciativa nació la red de programas de ocio alternativo «Lunas», que ahora mismo congrega a cuatro municipios pero que esperemos que vaya creciendo y que se establezca como un sello de calidad en los programas juveniles. El primer congreso de esta red lo hemos celebrado en Gijón y ha sido un éxito. Ahora queda que pongamos en claro las conclusiones, porque las editaremos dentro de un libro.

-¿Y los objetivos de «Lunas»?

-Queremos hacer varios encuentros y crecer en la red usando las nuevas plataformas de internet. Hay que hacerse notar a escala nacional. «Abierto» se ha ido extendiendo en numerosos municipios de toda España y eso es todo un orgullo porque se nos reconocen nuestra actividad y nuestros esfuerzos. «Abierto» es como un hijo con 13 años que empieza a tener mucho éxito.

-¿La visión de los jóvenes de Pozuelo -en donde algunos que hacía "botellón" acabaron pegándose con la policía- representa a todos?

-Por supuesto que no. No podemos generalizar en nada. No conozco la realidad de Pozuelo pero todos somos libres de hacer lo que queramos; eso sí, siempre dentro de la tolerancia. Hay que respetar siempre. No tiene por qué haber más conflictos en un "botellón" que en un bar. Yo me preguntaba cuando pasó lo de Pozuelo cuántos botellones habría a la vez en toda España y por qué sólo se habla de uno. «Abierto» reivindica la figura del joven para que no se nos juzgue como personas violentas que todo el día estamos en la calle montando bronca. Las partes implicadas en el conflicto de Pozuelo se tienen que sentar a hablar para llegar a un resultado. No se debe prohibir el "botellón". Rotundamente. Es una actividad que toca a los más jóvenes pero no tiene por qué ser malo. Cuando se hace una fiesta en la calle y está todo el mundo bebiendo, nadie dice nada. Hay que ser respetuosos, insisto, con educación y respeto. Si estás haciendo "botellón", tienes que tener cuidado para no molestar a los demás ni dejar residuos por el suelo cuando acabas.

-¿La noche, en Gijón, es segura?

-Sí. No podemos caer en el error de que porque una vez haya un altercado eso se generalice y se diga que Gijón no es una ciudad tranquila. Tras la muerte del joven Christian Díaz aumentó la Policía, pero eso tampoco es malo si todos somos educados, tenemos respeto y se nos han inculcado valores desde la infancia. Los altercados se producen en momentos puntuales, pero eso no resta seguridad al conjunto general.

-¿Qué talento desearía tener?

-Me gustaría saber bailar.

-¿Un lugar de Gijón para perderse?

-Los Pericones, sin ninguna duda, en El Llano.

-¿Aficiones?

-Viajar y estar con mis amigos.

-¿Mar o montaña?

-Me quedo con el mar.

-¿A cambio de qué daría todo lo que tiene?

-Nunca me lo había planteado, pero supongo que a cambio de la paz en el mundo para todos.

----------------------------
Christian Rodil

- Este vecino de El Llano es, con 24 años, el nuevo presidente de una de las asociaciones juveniles más importantes de la ciudad: «Abierto hasta el Amanecer». Combina su labor con el estudio, a través de la Universidad Nacional de Educación a Distancia, de Educación Social. Rodil entró en «Abierto» gracias a una oferta de trabajo a la que optó en 2004.

No hay comentarios:

Popular Posts