martes, 29 de septiembre de 2009

Los vecinos del centro de Gijón, demandan educadores para los vagabundos de la Plaza de Europa


La Asociación Jovellanos considera que la presencia policial «no cambia las cosas»


La asociación de vecinos Jovellanos propone la intervención de trabajadores sociales y educadores para solucionar el conflicto entre indigentes y vecinos que día tras día se vive en la Plaza de Europa. Esta propuesta de los vecinos la ha hecho suya el consejo del distrito centro, que durante la reunión de la semana pasada tomó la decisión de presentar la idea al Ayuntamiento. «Nosotros entendemos la situación tan difícil en la que viven esas personas, pero tienen que aprender a convivir con el resto de los usuarios», explicó Chema Suárez, presidente de la asociación.


De ahí, que exijan una «intervención social», porque ya se ha demostrado que la presencia a diario de varios efectivos de la policía «no cambia las cosas, se van y vuelven». «Intentaremos aprovechar ahora que se habla más del tema para que la administración se anime a tomar medidas diferentes. Las actuaciones policiales son pan para hoy y hambre para mañana», afirmó Suárez, quien insistió en que el parque es un espacio público y por lo tanto nadie puede echar a los indigentes.


«Igual que ellos tienen derecho a estar ahí, los padres también tienen derecho a llevar a sus niños a jugar a los columpios», por eso desde la asociación buscan una solución «consensuada». «Al final, en una ciudad lo que hay que hacer es convivir, y eso es lo que hay que hacerles entender», remarcó.


En Enrique Martínez


A pesar de los problemas de la Plaza de Europa, en la asociación Jovellanos están en estos día de enhorabuena. Después de años pidiendo una nueva sede -«ni me acuerdo desde cuando»-, la pasada semana pudieron hacer la mudanza al local cedido por el Ayuntamiento en la calle Enrique Martínez 1.


Los vecinos que se acerquen a a la antigua sede de la empresa municipal de la vivienda se encontraran con el doble de espacio y unas condiciones mucho mejores. «Es muchísimo más amplio, aquí se van a poder hacer bastantes más cosas», afirmó ilusionado su presidente. No obstante, los problemas siguen: «Antes teníamos problema de acceso y seguimos igual porque a la parte de arriba se sube por una escalera de caracol. A ver si nos ponen pronto un ascensor». Con ascensor o sin el, el próximo 8 de octubre inaugurarán su nuevo local con un pincheo para todos los vecinos.


Mientras tanto, la actividad ya ha comenzado en la calle Enrique Martínez. Hoy y mañana todo el que quiera podrá inscribirse a los cursos que este año incluirán ingles, encuadernación, historia del arte o yoga.

No hay comentarios:

Popular Posts