sábado, 9 de enero de 2010

Aumentan los menores en desintoxicación


La mitad de los 73 jóvenes atendidos por Proyecto Hombre en 2009 tenía problemas de adicción al hachís


Son el escalafón más vulnerable de la sociedad y, por tanto, los más proclives a caer en la drogadicción. Y a tenor de los datos, este panorama es más grave a cada año que pasa. Un total de 73 menores pasaron en 2009 por las instalaciones de Proyecto Hombre para tratar alguna adicción a las drogas, lo que representa un incremento del 10% respecto a 2008, cuando se atendieron a 66 jóvenes.


Como no podía ser de otra forma, la preocupación por la salud de los hijos llega a los padres de estos menores con problemas de droga, a los que la institución dirigida por Luis Manuel Flórez, Floro, proporciona orientación y asesoramiento en un programa en el que en 2009 participaron 62 familias, de las que la mitad tenía un hijo en Proyecto Hombre.


Así se desprende de la memoria del pasado año que está ultimando la entidad con sede en Gijón, a la que ha tenido acceso EL COMERCIO. En total, a falta de cerrar los datos definitivos, durante 2009 Proyecto Hombre atendió a 1.123 personas en sus diferentes sedes que tiene por toda Asturias, de las que el 82,7% fueron hombres y el 17,3%, mujeres, lo que representa un incremento del 4,46% respecto al número de usuarios de 2008, que se situó en 1.075. Como ya se ha dicho, la principal subida se observa entre los menores de edad, de los que la mitad de los casos de drogadicción corresponde a un uso abusivo del hachís. A continuación se sitúan la cocaína (23,3% de los jóvenes atendidos), alcohol (11%) y los inhalantes, con el 9,6%.


Si entre los jóvenes 'triunfa' el hachís, las sustancias estupefacientes más consumidas son el alcohol y la cocaína casi por igual. Así, los tratamientos por alcohol representan el 30,8% de los casos totales, por el 30,5% de la cocaína. Asimismo, el 8,3% de usuarios de Proyecto Hombre tienen al mismo tiempo un adicción al alcohol y a la cocaína. Más lejos se sitúa la heroína (16,3%), que ha sido desbancada completamente por la cocaína; el hachís (6,8%) y el consumo simultáneo de cocaína y heroína (3,9%); mientras el 4,3% restante corresponde a otras sustancias.


Por sustancias, el alcohol ha experimentado un aumento de cinco puntos respecto al dato de 2008. Precisamente, este programa de desintoxicación, que tiene una duración de unos quince meses, es el que cuenta con mayor número de mujeres, al representar el 22,7% de los pacientes por esta adicción.


El consumo de cocaína, cuyo tratamiento de desintoxicación es el de menor duración, con unos trece meses, se ha rebajado en tres puntos; mientras la adicción por heroína se ha disminuido en un punto y el proceso de abandono del consumo tiene una duración de año y medio. Además de estos programas de desintoxicación, Proyecto Hombre tiene uno en colaboración con la Consejería de Salud para la reinserción social de los drogodependientes por metadona.


Presión de un agente externo


La mayoría de los usuarios llegan a Proyecto Hombre por presiones familiares e incluso judiciales, además de ser derivados en algunos casos de la prisión de Villabona. «Siempre hay un agente externo que les presiona para que tengan esa voluntad de querer hacer algo», explica Julio Sutil, secretario técnico de Proyecto Hombre. En un primer momento, los 133 voluntarios con los que cuenta la institución informan y asesoran a los drogodependientes para a continuación derivarles a un tratamiento individualizado y específico en función de la problemática existente.


Proyecto Hombre deberá afrontar este aumento de usuarios con un presupuesto que este año se sitúa en los 2,25 millones de euros, si bien la cuantía de algunos convenios con otras instituciones se ha reducido como consecuencia de la crisis económica. «Estos recortes nos obligan a reestructurar algunas cosas en cuanto a la intervención terapéutica, aunque esperamos seguir contando con la colaboración espontánea de entidades y las aportaciones de las familias voluntarias», señala Floro, quien se marca como reto para el presente año «reestructurar los tratamientos hacia una vía más ambulatoria y potenciar el departamento de prevención ampliándolo a programas de prevención en el área laboral».


.

No hay comentarios:

Popular Posts