sábado, 9 de enero de 2010

Los centros de desintoxicación reciben cada año más demanda de mujeres


Un informe del Sespa achaca este incremento a la población "oculta de bebedoras"
El perfil mayoritario es el de un varón de 38 años, politoxicómano y con antecedentes

La mayoría de las mujeres que ingresan en un centro terapéutico para rehabilitarse de su adicción en Asturias lo hacen para tratar un problema de alcoholismo. En los últimos años las comunidades terapéuticas que tratan de rehabilitar y desintoxicar a las personas con trastornos por consumo de droga están recibiendo más demanda de mujeres. Tiene una explicación y la base es la población "oculta" de mujeres bebedoras. Así lo refleja un informe del Servicio de Salud del Principado (Sespa) que analiza la evolución de este recurso entre 2001 y 2008. Si hace nueve años el porcentaje de mujeres rozaba el 17%, el año pasado --los últimos datos que maneja el Sespa-- la cifra se disparaba y alcanzaba el 30%.


También ha cambiado mucho el tipo de sustancia que consumen y el número de usuarios que llegan con trastorno psiquiátrico. A principios de la década la mayoría eran consumidores de heroína hasta que se fue reduciendo a la mitad la demanda de tratamiento de opiáceos hasta igualarse en 2005 con los de cocaína. Ahora el 70% de los pacientes son politoxicómanos.


Durante el 2008, 580 asturianos acudieron a las comunidades terapéuticas, centros privados subvencionados por la Consejería de Salud y Servicios Sanitarios que funcionan en régimen residencial y que tratan de rehabilitar y el facilitar la reinserción social de las personas con trastornos derivados del uso de estupefacientes. En el Principado son cinco centros: APTAS-El Valle, el Centro Proyecto Hombre, la comunidad Terapéutica ARAIS, la Fundación Instituto Spiral y La Santina, gestionada por Cáritas.


De momento siguen siendo mayoría los hombres que acuden a desintoxicarse. De hecho el perfil de los usuarios es el de un hombre de 38 años, soltero, policonsumidor y con antecedentes penales. Casi la mitad de los usuarios se encuentran en paro en el momento de ingresar en el centro. Hace nueve años los hombres representan el 83% de los usuarios y tenían 31 años cuando llegaban a rehabilitación y estaban enganchados a la heroína. En 2001 trataban antes el problema pero también empezaban antes a consumir droga. Desde entonces hasta ahora la edad se ha elevado un año y medio hasta situarse en los 18,4 años.


ENFERMEDADES

El informe señala que en los últimos años hay un control sobre las infecciones por el VIH y la hepatitis C y, una tendencia que la relacionan al nuevo perfil de los pacientes que están más asociados al consumo de alcohol y a la cocaína que a los derivados opiáceos. En 2008, el 6% de los usuarios estaba contagiado del VIH.


Para poder participar en las comunidades hay que residir al menos, el último año, en Asturias excepto los que acceden directamente a través de asociaciones como Proyecto Hombre o Cáritas. Además también se constituye como un recurso jurídico para los drogodependientes que cumplen condena en las comunidades terapéuticas.

.

No hay comentarios:

Popular Posts