lunes, 24 de enero de 2011

Prisoners in Villabona



Traducen al inglés el corto ‘Módulo 10’ para optar a festivales internacionales

Las internas de Villabona traspasarán fronteras sin moverse de la prisión. El cortometraje Módulo 10, que las directoras de cine Ángeles Muñiz y Teresa Marcos, propietarias de la productora audiovisual De Souna, rodaron en la cárcel será traducido al inglés para su proyección en festivales internacionales.

Los diálogos no perderán frescura, aunque será todo un acontecimiento escuchar la versión inglesa de las palabras que pronuncia la gitana Conchi Jiménez, una de las internas que protagoniza uno de los papeles estelares en la cinta, quien durante el rodaje demostró sus grandes dotes de memorización a pesar de su falta de formación académica. Conchi comparte sus penas y alegrías en el chabolo de Villaruina -el nombre ficticio de la prisión- con la colombiana Nancy Quintero, que le da la réplica en el papel protagonista.

La historia se fue, poco a poco, hilvanando con el guión que las reclusas iban elaborando con ideas arrancadas de retazos de sus propias vivencias y experiencias. En el guión participaron Yennireth J., Mercedes M., Eva V., Conchi J., Sonia H., Magdalena C., Maribel S., Lorena G., Joaquina P., Sonia M., Julia L., Saray B. y Marcelina A.

La historia El cortometraje cuenta la vida de dos mujeres que comparten condena y celda y, aunque provienen de ambientes muy distintos, forjan una gran amistad, que se empieza a resentir cuando una de ellas sale en libertad bajo fianza.

Las presas disfrutaron enormemente durante la semana que el módulo se transformó en un plató cinematográfico porque todas tenían su grano de arena que aportar. Además de caracterizarse unas como presas y otras -como Maribel S.- como funcionarias, también hubo presas que se convirtieron en figurantes y otras se sumaron a labores de apoyo en el vestuario o maquillaje.

Las cineastas se llevaron varias anécdotas a casa y todas ellas cargadas de gran simbolismo. “Una presa, Sonia, nos dijo que durante los meses que estuvimos en Villabona se sintió realmente libre en la prisión haciendo este trabajo”, explican. Otra presa les agradeció que durante el rodaje las trataran “como personas” porque ese detalle les hizo sentirse “muy a gusto”.

Ángeles Muñiz y Teresa Marcos ya han comprobado personalmente el éxito del cortometraje.

Módulo 10 obtuvo un premio del día de Asturias ex aequo con La mirada circular en el Festival de Cine de Gijón. También se ha presentado a festivales en Barcelona, Santiago de Compostela, Aragón y Francia y será proyectada en CortoMieres, el próximo día 28, en la jornada de clausura. Un grupo de 20 internas podrá disfrutar en directo del estreno del cortometraje, el mismo día 28, en el Teatro Filarmónica de Oviedo, con entrada libre. Las cineastas confían en que sea un día grande para las presas, al igual que ocurrió cuando se estrenó en Villabona y el público permaneció, en pie, aplaudiendo durante más de cinco minutos.

El educador del módulo 10, José Luis Martín, reconoce que el cortometraje es un espaldarazo al proyecto del módulo de respeto, ya que se visualiza que las internas existen. “Hay un antes y un después del Módulo 10”. Y, una vez que se traduzca al inglés, la misma Conchi Jiménez se sorprenderá de llamar “cell” a su “chabolo” o estar en la “jail de Villaruina”. The prisoners are in Villabona.

.

D

comentarios (0)

No hay comentarios:

Popular Posts