jueves, 2 de octubre de 2014

El/La Educador/a Social .... ¿nace o se hace?


Ayer, aprovechando que iba con mis compañeros a visitar a la familia de Rosemary (nombre de ficción de una de las chicas con las que trabajamos) a un precioso pueblo del occidente asturiano saqué de la cartera mi pequeña  Moleskine para escribir este post titulado "el educador social nace o se hace?"; tema propuesto para el Carnaval de Blogs del CEESC con motivo del Día Internacional de la Educación Social.


Estaba dudando tanto sobre el como enfocarlo que no tardé ni unos minutos en preguntarles a mis compañeros su opinión sobre la vocación, los estados, su relación con lo espiritual.... cuando Rosemary nos interrumpió preguntándonos si ella también podía opinar... fue entonces cuando le pregunté si estaría dispuesta a responder a varias cuestiones relacionadas con la pregunta que hoy nos hacemos a lo que contestó que sí.

Escribí entre curva y curva unas 9 preguntas que nuestra joven usuaria iría respondiendo tal que así:


  1. ¿El educador social, nace o se hace?
Pues las dos, el educador nace y se hace. Porque es algo que naces para ello y luego según vas creciendo y madurando te formas para ello.

2. ¿Por qué crees que nos hacemos educador@s?

Porque supongo que os gusta trabajar con los chavales desamparados y os gusta todo el trayecto que os lleva a la profesión.

3. ¿Que cualidades debe tener una persona que decide ser educador/a social?

Pues... debe tener carácter, sin duda¡, debe ser también flexible y saber reaccionar en determinados momentos. Ah¡¡ y debe tener equilibrio emocional, estar seguros de si mismos porque un educador no puede venir con problemas de casa pero entiendo que debe ser complicado..

4. ¿Crees que la experiencia le ayuda en su trabajo diario?

Depende a que educador...hay educadores que pueden pasar muchos años trabajando y se dan cuenta de que no es su vocación y es cuando se les puede ver incómodos en el centro y luego hay otros que mejoran su actitud y saben comprendernos mejor. Eso los chavales lo notamos.

5. ¿En que deberíamos seguir formándonos para ser mejores educadores sociales?

Supongo que en "afrontar conflictos", aunque claro eso supongo que con la experiencia solo muchos ya no necesitarían esa formación, con los años vas aprendiendo a lidiar con los chavales.
Cuando un educador o una educadora llega nuevo/a al centro lo lleva todo a rajatabla y uno que lleva más tiempo sabe que no siempre puede ser así y que dependerá del momento, es más flexible y sabe cuando serlo

6.¿Consideras que los educadores sociales están enamorados de su profesión?
Por enamorados entiendo otra cosa, no sé... sí que entiendo que les apasione, que la vivan porque si ves que en tu trabajo ayudas a gente y que vale lo que haces pues te reconforta y te esfuerzas cada día más.

7.¿En que momento un educador debe pensar en retirarse de la profesión?
Lo debería dejar cuando ya no se sienta satisfecho en su trabajo aunque entiendo que le pueden afectar muchas cosas y puede necesitar ayuda de otros, quizás para eso estaría bien seguir formándose

8. ¿Te gustaría ser educadora social?
Sí, claro que sí

9. Y eso, por qué?
Pues porque sé lo que es pasar por muchos centros y entendería muy bien a los niños, ten en cuenta que yo tendría las dos visiones¡¡
Sé que podría hacerlo mejor que otros que hayan estudiado conmigo la carrera y que no conocen todavía la vida real de los centros, eso y porque me encantan los niños.


Fue justo al acabar de soltarle la última pregunta cuando divisamos la casa de los padres de Rosemary y una sonrisa de oreja a oreja le iluminó la cara, saliendo rauda y veloz del coche a abrazar a sus padres. Mientras observaba la escena familiar no podía dejar de pensar en lo mucho que me gusta mi profesión que aunque pueda resultar dura que sea a veces, no hay nada comparado con la sensación de  poder trabajar por un cambio en aquellas personas que más lo necesitan.


No hay comentarios:

Popular Posts