lunes, 25 de septiembre de 2017

Es la hora de la Educación Social Escolar

    Hace más de 25 años, un 30 de agosto, Javier Solana por aquella época, ministro socialista de Educación y ciencia, firmaba con su rúbrica la aprobación por Real Decreto de la creación del título universitario oficial de Diplomado en Educación Social.   Dicho título universitario formaría a las y los profesionales de carácter pedagógico especializados en la Educación no formal, la educación de adultos (incluida la tercera edad), la inserción social de personas con diversidad funcional, así como la acción socioeducativa. 


    Se cumplían así los deseos y reclamaciones de miles de profesionales de la intervención social que abogaban por la creación de un título oficial universitario que como sus homólogos europeos formase a profesionales de la educación para intervenir con colectivos en exclusión social y que también fuesen capaces de prevenir situaciones de conflictividad que afectasen a la sociedad española.

   Durante los años siguientes, las universidades españolas fueron incorporando en su oferta formativa la Diplomatura de Educación Social y posteriormente el Grado Universitario de Educación Social (Hasta un total de 43 universidades en todo el estado), siendo hoy en día por ejemplo en la UNED, el cuarto grado universitario con mayor demanda a nivel estatal por detrás de titulaciones tan reconocidas e históricas como Derecho o Psicología.  

  En estas últimas dos décadas, no sólo se afianzó la formación inicial del título universitario, sino que se comenzó a ofrecer todo tipo de postgrados universitarios y de formación continua y especializada para aquellas y aquellos egresadas y egresados que deseasen continuar su formación especializándose en un ámbito en concreto: Intervención Socioeducativa con infancia y familias, Adicciones, Servicios Sociales, Tercera Edad, Animación Sociocultural, Mediación Familiar, etc...


  A nivel profesionalizador, la ASEDES, la antigua Asociación Estatal de Educadores Sociales aprobó en 2002 el código deontológico y los papeles profesionalizadores que facilitaban un "conjunto de normas que orientan la acción y conducta profesional, que ayudan al educador y a la educadora en el ejercicio de su profesión y mejoran la calidad del trabajo que se ofrece a la ciudadanía". Dicho Código Deontológico se sustenta en la Constitución Española, la Declaración Universal de los Derechos Humanos, la Convención Europea para la Salvaguardia de los Derechos de las Personas, la Carta Social Europea, y en la Convención sobre los Derechos de los Niños anunciados en la Carta de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea.


     En 2007, la ASEDES se disuelve para dar paso al Consejo General de Colegios de Educadoras y Educadores Sociales del Estado Español (CGCEES), compuesto por todos los Colegios Profesionales de las comunidades autónomas que se fueron creando a lo largo de estas dos últimas décadas y que mediante su aprobación por ley autonómica, pusieron en marcha procesos de habilitación profesional para habilitar a nivel laboral aquellas personas que ya ejercían  la profesión antes de la existencia del título universitario, quedando así, regulada la figura a nivel laboral.

     La incorporación de Educadoras y Educadores Sociales en el sistema educativo se produce hace más de una década en tres comunidades autónomas: Castilla La Mancha, Andalucía y Extremadura., si bien los colectivos profesionales de educadoras y educadores llevan más de 20 años reclamando al Ministerio de Educación, políticas y estrategias que abordasen la convivencia escolar desde una óptica socioeducativa.

      Así gracias a las competencias que en materia de Educación tienen las comunidades autónomas y a una buena sintonía entre dichos gobiernos autonómicos y colegios profesionales, se dio paso a la puesta en marcha de proyectos pilotos en varios institutos de secundaria que dado el éxito de los mismos desembocaron en una convocatoria de plazas de Educador/a Social Escolar al siguiente curso académico.

    La introducción de la figura en los equipos de orientación educativa pretendía resolver varias situaciones que en aquel entonces el sistema educativo no era capaz de afrontar con eficacia:

  •      Absentismo Escolar
  •      Atención escolar a minorías étnicas e integración del alumnado inmigrante.
  •      Fracaso y abandono escolar
  •      Problemas de convivencia escolar
  •      Educación en materias transversales (Educación en valores,Educación Vial, Educación para el consumo, Educación para la paz, Educación Medioambiental, Educación sexual y socioafectiva, Educación para la igualdad, Educación para la salud etc.).
  •      Educación Familiar
  •      Dinamización de las AMPAS
  •      Crear una figura puente que estuviese en contacto directo con los Servicios Sociales y el tejido social cercanos al centro escolar.

    A lo largo de estos años, en todas las comunidades, los colegios profesionales han continuado estableciendo contactos con las consejerías de Educación y el Ministerio de Educación para hacerles ver y entender las ventajas de contar con profesionales de la Educación No formal, la acción socioeducativa y la resolución de conflictos como son las y los educadores sociales.

    En la actualidad, dos comunidades autónomas: Canarias y Baleares, incorporarán en sus centros escolares, educadoras y educadores sociales este mismo curso y otros territorios tienen avanzadas negociaciones para llegar al mismo objetivo en cursos venideros.

    Asturias es una comunidad, que aunque gobernada por el mismo partido político que defiende la figura a capa y espada en otras comunidades, parece aislada en materia de innovación educativa y ajena al conocimiento de esta profesión que hace más de un cuarto de siglo daba un paso tan importante en su reconocimiento como es la creación de un título universitario propio y perteneciente a Ciencias de la Educación y que cuenta con cientos de tituladas y de titulados en Educación Social especializadas y especializados en alta intensidad pedagógica que podrían preveer, resolver y reducir muchas de las problemáticas que afectan a la infancia y juventud asturiana.

   Abordar problemáticas como el acoso escolar, la violencia de género juvenil, la violencia intrafamiliar, la atención al alumnado con necesidades educativas especiales, el tratamiento de la diversidad sexual, las adicciones y/o las cuestiones relacionadas con la Educación para la salud o la Educación Emocional y en valores, etc... desde la Educación Social debería ser una cuestión de primer orden para cualquier responsable político de Educación, en un momento en el que parece que la opinión pública pone el ojo en este tipo de situaciones que sin duda afectan sobremanera a un colectivo tan delicado como es la infancia y la adolescencia.

    El próximo 2 de Octubre, Día Mundial de la Educación Social estaré con las compañeras y compañeros del Colegio Profesional de Educadoras y Educadores Sociales de Euskadi y de Educablog en Barakaldo, en una jornada técnica en la que diseccionaremos aquellos factores que a nivel académico, profesionalizador y político abordan nuestra presencia en la que es sin duda el campo de trabajo más solicitado por estudiantes y profesionales en los últimos tiempos.


Las personas interesadas en asistir y obtener un certificado de asistencia pueden inscribirse en este enlace
Para cualquier información pueden dirigirse a ceespv@ceespv.org
#Edusoday2017

Os esperamos en el #Edusoday2017

Marcos Álvarez Zarzuelo



No hay comentarios:

Popular Posts